Antonio Román, director general de Coreysa
Antonio Román, director general de Coreysa - ABC
AGRICULTURA

Coreysa vende cada más sus aceites a través de Amazon

La empresa, con sede en Osuna, refina, evasa y comercializa aceites, tanto virgen extra como de orujo de oliva y de girasol alto oleico

Actualizado:

Coreysa tiene el sabor de más de un siglo de tradición aceitera. La empresa, con sede en Osuna, está en manos de la cuarta generación de la familia Espuny, propietaria de varias empresas que giran entorno a la cadena de valor del fruto del olivo. Actualmente, la actividad se centra en refinar, envasar y comercializar distintos aceites vegetales, desde el virgen extra, pasando por el virgen, el de orujo de oliva y de girasol alto oleico, además de otras especialidades. Propietaria de marcas propias (como Capicúa) con las que envasan el 90% de su producción, Coreysa es líder en el canal Horeca, donde comercializa el 60% de su volumen y donde experimenta el mayor crecimiento, gracias a sus innovaciones de productos y envases.

De todos los aceites vegetales que produce Coreysa, ¿Cuál encabeza el ranking?

Al estar muy implantado en hostelería, el aceite de girasol alto oleico está en cabeza, con un volumen de 12.000 toneladas, de las que 7.200 envasamos con nuestra marca y el resto lo vendemos a granel. Le seguiría el aceite de orujo de oliva, con unas 5.000 toneladas a granel y 2.000 envasadas y, por último, los aceites de oliva (virgen extra, virgen y suave), con unas 3.000 toneladas envasadas. Los aceites de oliva los adquirimos en cooperativas de Sevilla, Córdoba y Jaén, con las que llevamos muchos años colaborando, y los aceites de girasol los compramos crudos a productores andaluces, completando nuestras necesidades con importaciones de diferentes países, y posteriormente los refinamos en la fábrica.

Coreysa ha potenciado la marca propia frente a la de la distribución. ¿Cuánto se envasa bajo sellos como Capicúa?

En los últimos años la apuesta ha sido fortalecer nuestras marcas y el 90% de nuestro volumen va con sello propio. El 10% restante lo dedicamos a la marca blanca, principalmente de Carrefour y de algún distribuidor del canal Horeca. De esta forma, hemos conseguido liderar ciertos nichos en el canal retail, como es el caso de nuestro aceite de girasol alto oleico y nuestro orujo de oliva Capicúa. No obstante, es en el canal Horeca donde comercializamos el 60% de la oferta, con la idea de seguir creciendo y dirigir el 70% al sector de la hostelería, restauración y catering.

¿Es al canal Horeca donde están dirigiendo sus innovaciones?

Nuestro equipo de I+D+i está trabajando con el sector de la hostelería y la restauración desarrollando distintas mezclas de aceites y preparados grasos para usos específicos como freír, cocinar, o la repostería. Actualmente tenemos en desarrollo varios proyectos de mejora de la calidad del refinado, buscando el resultado que el profesional nos pide. Gran parte de la investigación está relacionada con la resistencia de los aceites en fritura o con evitar espumas, aunque la inquietud investigadora no se limita a los aceites. También hemos lanzado envases novedosos. De hecho, fuimos pioneros en ofrecer los envases irrellenables y ahora acabamos de lanzar un nuevo formato para el virgen extra en bag in box de 5, 10 y 15 litros, un formato muy característico de los vinos, que nos permite eliminar el consumo de plástico y disminuir de manera significativa la huella de carbono. Otra seña que nos diferencia del resto es la venta on-line, pues cada vez comercializamos más aceite de girasol alto oleico y de orujo de oliva a través de distintas plataformas digitales, como la del gigante del e-comercio, Amazon.

Los precios del aceite de oliva inciden en la compra de otros aceites vegetales. ¿A la empresa le favorece que estén muy altos o más moderados?

El aceite de oliva virgen extra es un producto de máxima calidad. A nadie le interesa que esté en precios muy bajos, con los que los agricultores no consiguen ni tan siquiera recuperar los gastos de producción. Es verdad que el consumidor, cuando el aceite de oliva está excesivamente caro, desvía la compra a otros aceites como el de girasol, pues se ha notado en el último año. Pero a lo que nuestros productos se refiere no nos afecta tanto, porque se trata de profesionales que buscan un determinado rendimiento en los aceites y no el factor precio. Y es que aunque el aceite de oliva virgen extra es el mejor aceite del mundo, principalmente para su uso en crudo, no es menos cierto que hay otros aceites que tienen un gran rendimiento en la fritura como son el aceite de orujo de oliva y el girasol alto oleico.

¿Qué proyectos tiene Coreysa a corto plazo?

Las últimas inversiones han ido dirigidas a la ampliación de instalaciones y a la adquisición de maquinaria. Hemos duplicado la capacidad de almacenaje de producto terminado, invertido en nuevas líneas de envasado y tenemos en ejecución el proyecto de una balsa de evaporación en la refinería, que estará lista para septiembre.