salrios 2
Infogram
Aumentaron un 1%

Los salarios crecieron el año pasado a su mayor ritmo en cinco años

Si se elimina el efecto de la supresión de la extra de 2012 a los funcionarios, es el mayor incremento desde 2010, aunque pese a ello los sueldos perdieron poder de compra por tercer año consecutivo

MADRIDActualizado:

La recuperación económica, que llegó primero a la actividad y después al empleo, ha dado un salto más y ya parece haber impactado sobre los salarios y, en definitiva, en el bolsillo. Los salarios crecieron un 1% el año pasado, un porcentaje que puede parecer escueto, pero que supone el mayor incremento desde 2013, cuando repuntaron un 1,4%, según los datos publicados en contabilidad nacional por el INE. De hecho, si en 2013 los sueldos crecieron tanto fue por la comparación frente al cuarto trimestre de 2012 de las retribuciones de los empleados públicos, que en ese año no tuvieron paga extra de Navidad y de ahí se produce el alza interanual de 2013. Si eliminamos este efecto, el avance del 1% de 2018 supondría el mayor aumento retributivo en un año desde 2010.

De esta forma los sueldos han crecido tres veces más de lo que lo hicieron en 2017, cuando avanzaron un magro 0,3%, por debajo del 2% que entonces avanzaron los precios. Según los datos del INE, la remuneración media alcanzó en 2018 los 35.568 euros por cada trabajador, en lo que incluiría cotizaciones sociales. Si se elimina este efecto, el sueldo medio de los asalariados quedaría en unos 25.500 euros aproximadamente. En términos absolutos, supone el mayor nivel de retribución media por asalariado de la serie, superando el pico que se dio en 2015, año que se vio también influido por la devolución del 50% de la extra de Navidad de 2012.

Por este efecto, en 2015 los salarios crecieron aparentemente un 0,8% –el mayor porcentaje hasta el 1% de 2018–, aunque en 2016, cuando se devolvió el otro 50% de extra de Navidad– eliminando así el efecto de esta medida en la comparativa anual–, los sueldos menguaron un 0,5%, un porcentaje más cercano a la tónica de moderación salarial de los últimos años.

Tanto en la crisis como en la recuperación, los salarios han sido el último eslabón en percibir los cambios de salud de la actividad, lo que apunta a la rigidez del mercado laboral. Así, pese a que la economía española destruyó tres millones de empleos en 2009 y entró de llenó en recesión ese año con un -3,6%, los salarios crecieron un 4,4%. En 2008, lo hicieron un 6,8%, aún tras el estallido de la burbuja inmobiliaria. Durante la crisis y posterior recuperación, la congelación ha sido la tónica general que se ha dado. Hasta ahora.

Hay varios factores que explican esta ganancia de los salarios en 2018. En primer lugar, el acuerdo alcanzado en marzo entre el Gobierno y los funcionarios para elevar sus sueldos hasta un 9% en tres años –con variables ligadas al PIB y al cumplimiento del déficit– marcó la línea a seguir al sector privado y redundó en una subida salarial en 2018 para los más de tres millones de empleados públicos del 1,75%, la mayor en años. Unos meses después, en junio sindicatos y patronal también llegaron al IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), que recomendaba subidas de hasta un 3% -con un 2% fijo y un 1% más ligado a la productividad-.

El alza en los convenios fue del 1,75% el año pasado, mismo porcentaje que en la Administración y el mayor aumento desde 2009. Y para este año apunta a más: la subida pactada para los diez millones de trabajadores bajo este paraguas, se situó ya en el 2,16% en enero, por encima de la inflación y cerca de lo que recoge el AENC. Donde se registra un mayor aumento de los sueldos es en el sector servicios -un 2,31%-, seguido de la construcción -un 2,27%-, la industria -1,89%- y la rama agraria -un 1,48%-.

Frente a la subida salarial pactada por convenio, que afecta a diez millones de empleados, la retribución media por asalariado coge también a temporales y demás, lo que explica que normalmente los aumentos por convenio sean mayores que los del total.

Un 2% para este año

El avance abre la puerta a subidas salariales mayores en 2019, año que previsiblemente se confirmará esta recuperación salarial. De hecho, los datos trimestrales que ofrece el INE permiten ver que el 1,5% que subió la remuneración media en el último trimestre del año en comparativa interanual es el mayor incremento en tres meses desde el segundo trimestre de 2010. El Ejecutivo en su cuadro macro augura un aumento del 2% en la remuneración media por asalariado en 2019, en lo que supondría el mayor avance de los sueldos en diez años.

Pese al repunte del 1%, en 2018 los trabajadores perdieron poder adquisitivo por tercer año consecutivo, ya que la inflación avanzó un 1,7%. Para este año la tendencia parece que cambia: tanto empleados como jubilados tendrán un aumento de sus nóminas mayor a lo que crezcan los precios, un 1,1% en 2019 según las estimaciones de Funcas mientras que en enero la inflación fue del 1% por la depreciación del crudo. Las pensiones se revalorizán este año un 1,6% mientras que los funcionarios tendrán este año un alza del 2,5%, mayor a la del año pasado. Otra medida que explica buena parte de esta subida este año es el incremento del 22% del SMI desde el pasado 1 de enero a 900 euros mensuales. El Banco de España calcula que esto explica 0,8 puntos del alza de la remuneración media por asalariado total para 2019.

Pese a quedar por detrás de los precios, los salarios adelantaron al avance de la productividad en 2018, que por primera vez en décadas tuvo un crecimiento nulo, del 0%. Un problema que parece ligado al modelo productivo, por el peso de la temporalidad y el sector turístico, ya que entre 1995 y 2013, España tuvo un crecimiento medio anual de la productividad del 0,1%, lo que supone el menor aumento entre todos los países de la OCDE, solo superado por Italia, que destruyó un -0,3% de media cada año.

En España la productividad solo ha crecido reseñablemente en las últimas décadas mediante la destrucción de empleo. En la recuperación el aumento anual medio ha sido de dos décimas. Y esto ha provocado que el avance de los salarios sea discreto año a año. Entre 1995 y 2013, el aumento salarial medio anual en España fue del 0,3% descontando el efecto de la inflación, el menor de la OCDE. Por ello, sorprende que el Gobierno prevea para 2019 un avance de cuatro décimas de la productividad, el mayor desde 2014.