El magnate ruso Mijaíl Fridman cuenta ya con el 29% del capital, a través del fondo Letterone - ABC

La cúpula de Dia pide «tranquilidad» y reorganiza la estructura directiva

La cadena de supermercados ha vuelto a caer en Bolsa en la jornada de hoy, dejándose un 8,8%

MadridActualizado:

Semana decisiva para la cadena de supermercados Día, que vivió ayer un auténtico lunes negro al perder más del 42% de su valor en Bolsa y cuyo desplome ha continuado hoy, cerrando la jornada con caídas del 8,8%, situándose el valor de su acción en 1,0005 euros. Según ha podido saber ABC de fuentes financieras, el presidente y consejero delegado de la compañía se han reunido esta mañana en su sede con el equipo directivo para anunciar «cambios estructurales en el organigrama» y lanzar un mensaje de «tranquilidad», según fuentes consultadas por ABC.

En el mercado se espera que el máximo accionista de la empresa, el fondo Letterone, haga algún movimiento -ya sea accionarial o de intenciones- para calmar la situación de grave inestabilidad. El fondo es propiedad del magnate ruso Mikhail Fridman y actualmente cuenta con el 29% de las acciones de Dia, justo por debajo del límite legal del 30% que la Ley de opas fija como obligatorio para presentar una oferta por la totalidad. La caída del precio de los títulos y la complicada situación que atraviesa la compañía centran en él todas las miradas. No obstante, según la Ley de opas, una sociedad no puede lanzar una oferta por un valor inferior a una compra efectuada en esa misma empresa en los 12 meses anteriores. Y Letterone entró en Día el pasado mes de enero.

En esta línea, Javier Amo, del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), asegura que la situación de Dia «da una sensación de absoluta provisionalidad» a la espera de que Fridman se tire al ruedo y lance una opa sobre la totalidad de la sociedad. Eso sí, este experto asevera que el inversor ruso podría lanzar la opa «a principios del próximo año» y descarta que la operación tenga lugar en 2018.

Como fuere, la crisis vivida ayer en la cadena de supermercados, que cuenta con 7.400 tiendas en España, Portugal, Argentina y Brasil, ya se ha cobrado otra víctima. Ayer mismo, dejó la compañía el que era director ejecutivo desde 2011, Amando Sánchez Falcón, que llegó a la empresa de distribución procedente de Abengoa. Ya en septiembre, la mala evolución del grupo le costó el cargo al anterior consejero delegado, Ricardo Currás, puesto que ocupó durante diez años, y que fue sustituido por Antonio Coto.

Mientras tanto, Fridman ha ido moviendo sus fichas. Ayer mismo se confirmó también la ya anunciada salida de Ana María Llopis como presidenta de Dia. Llopis fue relevada provisionalmente por Stephan DuCharme, hombre de máxima confianza de Fridman y que también ocupará el cargo de vicepresidente.