Thomas Borgen (centro) ha renunciado hoy como CEO del Danske Bank
Thomas Borgen (centro) ha renunciado hoy como CEO del Danske Bank - EFE

Renuncia el CEO del mayor banco danés por blanqueo de capitales en su filial en Estonia

Clientes no residentes en el país báltico, procedentes de Rusia y Azerbaiyán principalmente, habrían blanqueado unos 6.700 millones de euros

BerlínActualizado:

Thomas Borgen, el director ejecutivo del principal banco privado danés ha presentado su dimisión este miércoles por un escándalo millonario de lavado de dinero en su filial estonia: el Danske Bank –fundado en 1871– «no cumplió con su responsabilidad sobre blanqueo de capitales, aunque sí con sus obligaciones legales» concluyó el informe encargado por el mismo banco, hace un año, a un despacho de abogados.

El lavado de dinero del Danske Bank en Tallin habría procedido principalmente de Rusia, Moldavia y Azerbaiyán. El informe apunta que pese a una amplia investigación interna –que incluyó a 15.000 clientes, 12.000 documentos y ocho millones de correos electrónicos—, no se ha podido establecer «la dimensión precisa» de las transacciones ilegales, aunque cree que unos 6.000 clientes no residentes en ese país báltico pueden ser sospechosos.

Fue el diario danés Berlingske Tidende el que destapó el escándalo hace año y medio. Según el rotativo: la cifra puede ascender a unos 50.000 millones de coronas danesas (6.700 millones de euros) y procede en su mayoría de clientes rusos y de Azerbaiyán. El principal banco danés ha recibido críticas de las autoridades de supervisión financiera de Dinamarca, de Estonia y de Estados Unidos, que además han abierto sendas investigaciones criminales.

El Danske Bank admitió que fue informado de posibles problemas con transacciones de clientes extranjeros en su filial estonia en 2007, un año después de hacerse con su control al comprar el finlandés Sampo Bank, y lamentó las «inaceptables» circunstancias. Informantes anónimos y otros bancos extranjeros habían advertido también del caso al Danske Bank, que en 2015 decidió cerrar su filial estonia a clientes no nacionales.

Las acciones del banco, que han perdido un tercio de su valor desde principios de año, caían un 6% a las 9.30 en la Bolsa de Copenhague. El banco danés ha anunciado hoy que destinará los ingresos brutos de los clientes no residentes de su filial estonia entre 2007 y 2015, estimados en 1.500 millones de coronas (200 millones de euros), a un «fondo independiente que será creado para apoyar medidas que luchen contra el crimen económico internacional».

El pasado mes de mayo, reguladores daneses advirtieron que había habido «serias deficiencias» en las actividades antiblaqueo de capitales del Danske Bank en Estonia, tras los informes de flujos de dinero de familiares del presidente ruso, Vladimir Putin, además de lavado de dinero de países como Moldavia y Azerbaiyán, además de Rusia. Ha sido el propio Bergen a través de un comunicado quien ha anunciado su renuncia: «Lo lamento profundamente», se ha excusado. «Creo que lo más correcto para todas las partes es que renuncie», remachó el banquero danés de 54 años.

La renuncia de Borgen –que fue responsable de los negocios en Estonia de 2009 a 2013 y seguirá como director hasta que otra persona sea elegida para el cargo– se veía venir: en abril y como consecuencia de acusaciones de blanqueo de capitales, renunció el miembro del consejo ejecutivo de Danske Bank, responsable de banca de negocios y de las operaciones de las filiales bálticas, Lars Morch. Meses después, en julio, el banco danés incorporó al experto francés en lucha contra el blanqueo Philippe Vollot en calidad de director de cumplimiento normativo. Sin embargo, hasta el 1 de diciembre Vollot no ocupará su nuevo puesto.