Un grupo de personas protesta contra la banca ante la sede del Tribunal Supremo
Un grupo de personas protesta contra la banca ante la sede del Tribunal Supremo - EFE

Los pleitos y litigios que le quedan a la banca por resolver

Las entidades financieras todavía tienen varias citas con los tribunales, con conflictos abiertos como la fallida salida a Bolsa de Bankia, las preferentes o las hipotecas multidivisas, entre otros

Moncho Veloso
Actualizado:

Con la rectificación del Tribunal Supremo en la sentencia sobre quién debe pagar el impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD), la banca ha sido claro vencedor de este partido. Sin embargo, existen todavía ciertos pleitos y ligitios en los que sigue inmersa. Estos son algunos de ellos:

La fallida salida a Bolsa de Bankia

La salida a Bolsa de Bankia, cuyos antiguos gestores serán juzgados desde el próximo día 26 en la Audiencia Nacional, atrapó los ahorros de más de 255.000 pequeños accionistas. cuando la entidad fue nacionalizada, en 2012. Ante esta situación, el FROB y el banco crearon en 2016 un proceso por el que el Estado y la entidad han reintegrado 1.864 millones de euros.

Las preferentes de las cajas

La venta irregular de participaciones preferentes y deuda subordinada entre unos 400.000 pequeños ahorradores por parte de cajas de ahorros luego rescatadas supuso un enorme escándalo social. El Gobierno, en 2013, fijó un arbitraje por el que las entidades nacionalizadas -Bankia, Novacaixagalicia y Catalunya Banc- devolvieron más de 3.600 millones.

Las multidivisa, un caso pendiente

Los bancos continúan afrontando reclamaciones y pleitos de sus clientes por otras cuestiones hipotecarias como las hipotecas multidivisa y el Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios (IPRH), ambos cuestionados por el Tribunal del Justicia de la UE. Solo en el primero de estos asuntos se estima que unos pocos bancos se juegan una factura de 1.200 millones de euros.

El revés de las cláusulas suelo

El Supremo también generó confusión respecto a la retroactividad de las cláusulas suelo abusivas en las hipotecas, hasta que la Justicia europea obligó a que se devolviese todo el dinero cobrado de más con cláusulas opacas. Al cierre de marzo, las entidades habían indemnizado a sus clientes con algo más de 2.220 millones, aunque habían rechazado el 20% de las reclamaciones.