Edificio de la Bolsa de Madrid
Edificio de la Bolsa de Madrid - EFE

El mercado y las agencias de «rating» reclaman un Ejecutivo fuerte

Moody’s puede mejorar la nota a España en semanas si le convence el resultado del 28-A

MADRIDActualizado:

Los mercados y las agencias de «rating» han dejado claro en las últimas semanas que si hay una receta común para la economía española es un Gobierno fuerte que pueda adoptar medidas en un momento en el que acecha la desaceleración económica y el deterioro del entorno exterior. Reformas es la cantinela que reclama Bruselas, el Banco de España o el FMI, pero también las agencias de «rating» en las últimas semanas. En informes difundidos a inversores en las últimas semanas, los fondos de inversión han dado muestras de preferir un Gobierno de coalición en el que siempre coincide la presencia de Ciudadanos -bien con PP y Vox en primer lugar o con el PSOE en segundo puesto-, pero sobre todo, que sea un Ejecutivo con apoyos que apruebe medidas.

«Una agenda de reformas limitada implica un cierto riesgo de complacencia», resume Goldman Sachs en un informe reciente en el que observaba que todos los escenarios posibles «estarían comprometidos con el proyecto europeo, con la solidez de las finanzas públicas y la competitividad de la economía». JP Morgan prefería una coalición de PP, Cs y Vox, seguida de otra de PSOE y Ciudadanos, y con socialistas y Podemos a distancia

La primera razón por la que S&P justificó no subir la nota a España el pasado mes de marzo es que la fragmentación política impediría formar un Gobierno con un mandato efectivo tras el 28-A, lo que frustraría la posibilidad de aprobar reformas. El nuevo Ejecutivo comprobará si el resultado electoral de ayer ha variado este escenario el próximo 24 de mayo, cuando Moody’s revise la nota de España y deje ver si le ha convencido o no el panorama político salido de los comicios. Será la primera prueba de fuego que tendrá que pasar el próximo Ejecutivo: tanto Moody’s como S&P y Fitch han lamentado la falta de apoyos parlamentarios para aprobar reformas.

«La formación del gobierno tendrá que esperar hasta después de las elecciones regionales. Es probable que aumente la volatilidad, lo que puede suponer un desafío para algunas de las operaciones», señala en un informe reciente Bank of America, que aclaraba que, eso sí, todo aumento de la volatilidad en los mercados ante las elecciones «será limitado». Legg Mason alertaba de «otro período de incertidumbre», pero incidía en que el buen comportamiento de la economía blindaba a España.

La Bolsa suele bajar tras las elecciones

¿Qué ocurrirá hoy en el Ibex? Lo cierto es que el día después de las elecciones ha arrojado tradicionalmente resultados negativos en España. El 21 de noviembre de 2011, cuando Rajoy ganó las elecciones con mayoría absoluta, el Ibex se dejó un 3,48%; el 21 de diciembre de 2015 cayó un 3,62% mientras que el 27 de junio de 2016 lo hizo un 1,83%. Con Zapatero también se repitió el color rojo en los parqués: el 15 de marzo de 2004, la Bolsa se dejó un 4,15% mientras que tras las segundas elecciones, el 10 de marzo de 2008, cayó un 0,29%. También Aznar cosechó pérdidas: el 4 de marzo de 1995 se saldó con una bajada del Ibex del 5,22% mientras que con la mayoría absoluta de 2000 la Bolsa bajó un 1,23% el 13 de marzo.

JP Morgan aconsejó hace unos días vender bonos españoles ante el peligro de un Gobierno de PSOE y Podemos. ¿Qué ha pasado con la prima de riesgo en las últimas semanas? Si bien el diferencial entre el interés del bono español y el alemán cerró el pasado viernes en 107 puntos -tres menos que un día antes-, desde los 99 del pasado 12 de abril la prima ha ido al alza.