Sede de Liberbank en Oviedo
Sede de Liberbank en Oviedo - REUTERS

Liberbank vuelve a beneficios con 29 millones tras las pérdidas derivadas de sanearse

La entidad manifiesta su voluntad de seguir en solitario, pero no cierra la puerta a una fusión

MADRIDActualizado:

Liberbank ha vuelto a beneficios tras medio año de intenso saneamiento por más de 600 millones de euros que le llevó a cerrar 2017 con unas pérdidas de 259 millones. La entidad fruto de la fusión de Cajastur-Banco CCM, Caja Cantabria y Caja Extremadura ha obtenido entre enero y marzo de este ejercicio un beneficio neto de 29 millones, frente a los 32 que ganó en el primer trimestre del año anterior.

El banco presidido por Manuel Menéndez ha logrado volver a «números negros» gracias fundamentalmente a un fuerte ajuste de los gastos. En concreto, Liberbank redujo sus gastos de personal un 4,8% y los generales de administración un 10,9%. Así, los costes de explotación del grupo bajan un 7,1%, a 91 millones en tres meses. Cabe recordar que la dirección del banco se ha comprometido con el mercado a reducir esa base de gastos por debajo de los 400 millones anuales de forma permanente.

Esa reducción de costes ha permitido compensar tanto el aumento de las provisiones para saneamientos como una caída del 3,7%, a 171 millones de euros, de los ingresos totales del banco. Y es que a pesar del pulso comercial del banco, que se refleja en el incremento de la nueva producción de crédito (+49,2%) y del crecimiento en fondos de inversión (+23,8%), la caída de los resultados operaciones financieras (-47,8%) empañaron la parte alta de la cuenta de resultados. El margen de intereses del banco, por ejemplo, creció al 2,4%, a 105 millones, y la facturación por comisiones se incrementó un 3,1%, a 44 millones de euros.

Las acciones de Liberbank caen este miércoles en Bolsa y se mantienen por debajo de los 0,5 euros por título. Aunque el banco ha superado la crisis bursátil que sufrió tras la resolución del Popular, al despejar todas las dudas sobre su solvencia, la entidad sigue en las quinielas de todos los analistas e inversores de cara a una eventual operación corporativa, es decir, su fusión o absorción por otro banco. El consejero delegado de Liberbank, Manuel Menénedez, ha reiterado que la entidad trabaja a día de hoy con la intención de seguir en solitario, aunque admitió que «siempre está abierta a analizar cualquier operación que pueda tener interés para los accionistas y sentido empresarial».