EL jefe de la misión de la Comisión Europea en España, Servaas Deroose, en una imagen de archivo
EL jefe de la misión de la Comisión Europea en España, Servaas Deroose, en una imagen de archivo - AFP
COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN DE LA CRISIS DE LAS CAJAS DE AHORROS

El jefe de los «hombres de negro»: «El coste del rescate bancario ha sido mucho menor de lo pedido»

La Comisión Europea insiste al Gobierno en la necesidad de acelerar la privatización de Bankia

MADRIDActualizado:

Las comparecencias de las autoridades europeas ante la comisión de investigación de la crisis de las cajas de ahorros en el Congreso de los Diputados ha arrancado este jueves con la de que fuera jefe de los "hombres de negro" en España. El exresponsable de la misión en España de la Comisión Europea, Servaas Deroose, ha defendido las medidas impuestas por el Ejecutivo comunitario a España a cambio de la asistencia financiera recibida para rescatar el sector bancario, la forma y velocidad con que las ha aplicado el Gobierno de Mariano Rajoy y los logros alcanzados. "La cuantía final usada, unos 43.000 millones de euros, ha sido significativamente menor" a los 100.000 millones dispuestos inicialmente, ha recordado, apuntando incluso que se ha tratado de "un reparto adecuado de las cargas" y que gracias a las quitas a preferentistas y las aportaciones privadas el coste del salvamento para los contribuyentes ha sido 13.000 millones más bajo.

El Ejecutivo popular solicitó en junio de 2012 a la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) hasta 100.000 millones de euros para sanear y recapitalizar el sistema bancario. A cambio, las autoridades internacionales impusieron un memorando de entendimiento (MOU, por sus siglas en inglés), que incluía medidas obligatorias como transformar las cajas de ahorros en bancos y crear un banco malo, la llamada Sareb.

"La aplicación del programa ha sido un éxito, se ha ido cumpliendo en plazo y sin necesidad de enmiendas", ha resumido Deroose, quien ha detallado incluso que la mayoría de las medidas exigidas se aprobaron, como se requería, en los seis primeros meses del memorando. "La velocidad de implantación ha sido clave y se debe sobre todo al compromiso del Gobierno español", ha dicho. La Comisión Europea considera que la aplicación de ese programa de asistencia ha hecho que el sector financiero español sea hoy día plenamente solvente, más rentable y más resiliente. Aun así, ha recordado al Ejecutivo de Rajoy la necesidad de avanzar en la privatización de Bankia, paralizada desde febrero de 2014, y al sector la necesidad de reducir aún más sus activos improductivos y mejorar la rentabilidad.

Paro y deuda preocupantes

En todo caso, el Ejecutivo comunitario considera que reflotar el sistema bancario ha sido a su vez ha sido una palanca de la recuperación económica del país y de la corrección de los desequilibrios macroneconómicos, aunque ha dado un toque de atención al Gobierno por los altos niveles de paro y deuda. Deroose, aunque ha aclarado que el rescate bancario español no se puede comparar con los de Grecia, Irlanda y Portugal, ha citado la imposición de medidas de acompañamiento a ese programa de asistencia como la corrección del déficit de tarifa eléctrica y la reforma del mercado laboral, aunque las ha situado en el marco del Semestre Europeo. En este sentido, el diputado del PP Miguel Ángel Paniagua ha recalcado que esas medidas estaban vinculadas al protocolo de déficit excesivo, no al rescate.

La comparecencia de Deroose, a la que seguirá la del excomisario de Asuntos Económicos Olli Rhe, ha comenzado por el papel de las autoridades españolas y europeas en los años previos a la crisis. El belga ha recordado que a lo largo de los años 2000 la Comisión Europea advirtió en varias ocasiones a España de los desequilibrios macroeconómicos en que estaba incurriendo por la expansión crediticia y la burbuja inmobiliaria. En este sentido, ha explicado que entonces la supervisión bancario era responsabilidad exclusiva del Banco de España y que esta resultó insuficiente, calificando de igual modo las primeras medidas tomadas por las autoridades para resolver el problema de las cajas –fusiones frías– y que no hicieron más que aplazar la solución final.

"El Banco de España tenía una serie de limitaciones a la hora de actuar, no hubo una supervisión suficiente, pero no tenía una capacidad correctora y de sanción suficiente", ha exculpado Deroose, diciendo que el marco normativo "no estaba a la altura" de lo que requería la situación. Esto coincide con la versión dada hasta ahora en esta comisión por los antiguos y actuales responsables del supervisor nacional.