El portavoz del PNV, Aitor Esteban
El portavoz del PNV, Aitor Esteban - Jaime García
Alquiler

El PNV exige el traspaso de siete competencias antes del 28 de abril

El «sí» del grupo vasco es imprescindible para que el Congreso convalide los decretos

MadridActualizado:

Cruzan nubarrones sobre el nuevo decreto ley del Gobierno para regular el mercado del alquiler. El PNV, cuyo apoyo es imprescindible para que el Congreso lo convalide, aún no garantiza su apoyo.

El grupo vasco reprocha que el Gobierno no haya cumplido sus compromisos y reclama a La Moncloa que acelere el traspaso de competencias ya acordadas para que, como mínimo, las materias de transporte de cercanías y FEVE, innovación tecnológica, estudios de obras públicas, productos farmacéuticos, seguros escolares, ayudas a la jubilación de empleados afectados por ERE y escuelas viajeras queden en manos del Gobierno vasco antes de las elecciones del 28 de abril, según fuentes de este partido.

A su juicio, se trata de un problema de voluntad política ya que «al Gobierno le pesa el miedo a que PP, Ciudadanos y Vox utilicen esos traspasos como munición de cara a las elecciones».

Así las cosas, a día de hoy, el PNV dice no tener garantías de que La Moncloa vaya a hacer efectivos estos traspasos y, por tanto, no concede su respaldo al decreto ley. «Aún no hemos tomado una decisión. Si hay tiempo para hacer decretos ley, también hay tiempo para hacer traspasos», subrayan las mismas fuentes.

Una línea esbozada ya este miércoles por el portavoz del grupo parlamentario, Aitor Esteban. «Si ellos tienen prisa en esto, nosotros la tenemos en otras cosas», advirtió en una entrevista en TVE en la que acusó a los socialistas de ser «muy torpes» por dar el apoyo de su grupo por descontado. «No sé si pretende hacer propaganda sacando su programa electoral o si verdaderamente quiere sacar los decretos adelante», cuestionó.

Las críticas no acaban ahí. El PNV rechaza de plano la fórmula del decreto ley con convalidación en la Diputación Permanente porque no solo no permite introducir ninguna enmienda sino que imposibilita también su tramitación posterior como proyecto de ley. El portavoz vasco acusa así al Gobierno de «forzar la máquina» al pretender seguir legislando con el Congreso disuelto. «Es un lo tomas o lo dejas y eso tampoco nos gusta», subrayan desde el grupo vasco.

Bildu, tras el PNV

En similar situación se encuentra Bildu que, con las elecciones a la vuelta de la esquina, no apoyará el decreto-ley si el PNV lo rechaza. Lo previsible es que ambas formaciones coincidan en el sentido del voto y por ello la formación independentista mantiene también la incógnita sobre su posición.

Según fuentes de Bildu, su única exigencia es el establecimiento de «una interlocución directa y diálogo con el Gobierno» para discutir varias cuestiones del decreto ley que no les satisfacen. Entre ellas, el que no se limite el precio del alquiler o «que se deje la puerta abierta a nuevos desahucios en el futuro».

La Diputación Permanente aún no ha sido convocada ni tiene fecha prevista, pero tendrá que reunirse dentro de este mes ya que el Gobierno dispone de 30 días para lograr la convalidación del Congreso y el decreto-ley del alquiler fue aprobado el pasado viernes en el Consejo de Ministros.

La Diputación ostenta las funciones del Pleno durante la disolución de las Cortes y está compuesta por 65 diputados, por lo que la mayoría se sitúa en 33 votos, de los que los socialistas solo tienen 31 asegurados. El Gobierno solo puede alcanzar la mayoría sumando fuerzas con Podemos, ERC, PDECat, PNV y Bildu ya que tanto PP como Ciudadanos han avanzado su voto en contra.

En caso de que la Diputación Permanente rechazara la convalidación, el decreto expiraría al mes de su aprobación aunque los contratos firmados durante su vigencia mantendrían las condiciones firmadas.

El miércoles pasado, en la última sesión de control de la legislatura, el portavoz del PNV, Aitor Esteban, ya lanzó un serio aviso a Pedro Sánchez. «Es necesario que se cumpla la palabra, los acuerdos con este grupo y los acuerdos también, en ese sentido, con el Gobierno navarro», advirtió en el hemiciclo en alusión a la transferencia de la competencia de tráfico a Navarra.