Carmen Cobián, José Miguel Herrero y Nuria de Pedraza
Carmen Cobián, José Miguel Herrero y Nuria de Pedraza - ISABEL PERMUY

Los españoles que más comida desperdician tienen de 25 a 34 años

Tirar alimentos a la basura se asocia a su pérdida de valor y al estilo de vida urbano

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Una vez concienciados de que debemos evitar que los plásticos lleguen al mar, los españoles tenemos pendiente la asignatura medioambiental de aprovechar más y mejor los alimentos que compramos. El grupo de población que más comida tira a la basura son los «millennials» de 25 a 34 años, puesto que el 11,7% de esa franja de edad lo admite sin ruborizarse en la encuesta realizada por la asociación de empresas de gran consumo AECOC, aunque la percepción generalizada es que no desperdiciamos tantos alimentos, ya que el 91,6% de la población asegura que no suele tirar comida.

La realidad contradice la percepción, dado el aumento del desperdicio en los hogares españoles registrado en el último año. En España, el año pasado se tiraron 1.339 millones de kilos o litros de alimentos, un 8,9% más que el anterior, lo que supone semanalmente arrojar a los cubos de basura 26 millones de kilos de comida, según José Miguel Herrero, director general de la Industria Alimentaria del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), que ha participado este jueves en la presentación del estudio de AECOC «Los hábitos de aprovechamiento de los alimentos en los hogares españoles».

No es igual valor y precio

El contraste entre realidad y percepción «demuestra que, en ocasiones, no somos conscientes de la gran cantidad de alimentos preparados y frescos que acabamos desechando, y esto debe hacernos reflexionar sobre el valor de los alimentos más allá de cuál sea su precio», declara la responsable del proyecto contra el desperdicio alimentario de AECOC, Nuria de Pedraza. Antonio Machado popularizó la frase «sólo el necio confunde valor y precio». Eso parece ocurrirles al 9,6% de «millennials» que confiesan en la encuesta que tiran la comida tan fácilmente porque «para lo que cuesta, no vale la pena guardarla».

El informe de AECOC, realizado sobre una muestra de mil compradores de comida de otros tantos hogares españoles, destaca que son las frutas y verduras, con diferencia, los alimentos que se tiran con más frecuencia, puesto que el 67,2% reconoce desperdiciar con asiduidad estos alimentos, mientras un 17,8% dice tirar pan y bollería y un 15,8% se deshace de las salsas. En cambio, tan solo el 6,3% de los consumidores afirma que acaba tirando carnes y pescados.

Los motivos que llevan al desperdicio, según esta encuesta, indican que el 46,4% es debido a la mala planificación a la hora de hacer la compra, mientras que el 35,4% considera que la vida útil de los alimentos es demasiado corta. A esas razones, el 22,1% de los jóvenes entre 25 y 34 años añade el hecho de no conocer recetas de cocina que les permita aprovechar los restos de comida, mientras que el 23,9% de las familias con 5 o más miembros apunta a la falta de orden y espacio en la nevera y la despensa como causante del desperdicio que generan en sus casas.

Tan solo el 14% de los consultados cita la fecha de caducidad como principal indicador para tirar el producto, por un 9% que se fija en el sabor y un 3% en la fecha de consumo preferente, mientras el 39% cita el olor como la causa principal y el 35% señala el aspecto. El estudio de AECOC muestra que los consumidores no diferencian entre fecha de caducidad y de consumo preferente, ya que el 43% de los preguntados cree que un producto se puede consumir porque creen que sigue siendo seguro una vez caducado, cifra que aumenta hasta el 73% que reconoce ingerir productos una vez caducados. Esta confusión es especialmente significativa entre los mayores de 65 años, «lo que repercute en un peligro para la seguridad alimentaria», subraya Carmen Cobián, presidenta del comité contra el Desperdicio Alimentario de AECOC.