Goi se define como el Bla Bla Car de la paquetería
Goi se define como el Bla Bla Car de la paquetería - ABC

Una emprendedora de 22 años lanza un Blablacar para el sector de la paquetería

Yaiza Canosa lanza GOI, «la primera plataforma mundial que conecta a particulares y profesionales que viajan de un lugar a otro con otras personas que necesitan realizar un envío entre estas localizaciones»

La CoruñaActualizado:

Una coruñesa de veintidós años ha lanzado GOI, una empresa emergente con la que planta cara al sector de la paquetería tradicional ya que funciona como el Blablacar para paquetes.

Se trata de «la primera plataforma mundial que conecta a particulares y profesionales que viajan de un lugar a otro con otras personas que necesitan realizar un envío entre estas localizaciones», informan fuentes de la empresa a través de un comunicado.

El proyecto está liderado por Yaiza Canosa, coruñesa de veintidós años con experiencia laboral en el sector del audiovisual y tecnológico que ha decidido lanzarse con su propio proyecto y ya ha conseguido levantar inversión privada para llevarlo a cabo.

Lo define como el Blablacar de los paquetes porque tiene un funcionamiento similar al de esta plataforma que sirve para el traslado de personas.

Destaca en la misma nota que «la necesidad de reinvención de empresarios, pymes y clientes durante la época de crisis ha hecho crecer los proyectos basados en la tecnología, desvinculados de los cauces empresariales tradicionales».

Una revolución en la paquetería

Esta joven gallega busca «cambiar el sistema de envío y recepción de paquetes en todo el mundo» con esta empresa emergente que ya cuenta con más de 20.000 usuarios y decenas de viajes diarios.

Prevé crecer de forma exponencial tanto nacional como internacionalmente poniendo especial foco en España y Latinoamérica. La empresa emergente GOI optimiza los viajes privados y de profesionales al máximo y fomenta el transporte sostenible entre envíos de paquetes, objetos, animales e incluso mudanzas.

Al ser un servicio que funciona las veinticuatro horas de los siete días de la semana, más económico y personalizado, «se postula como el próximo gran frente abierto para las empresas de paquetería más antiguas».

«Este tipo de alternativa puede crear enfrentamientos similares a los que se han creado con Blablacar o Uber y que han revolucionado de forma drástica sus sectores con facturaciones millonarias», añade.