Los exresponsables de la FED destacan que «es fundamental preservar la capacidad de la Reserva para tomar decisiones basadas en los mejores intereses de la nación
Los exresponsables de la FED destacan que «es fundamental preservar la capacidad de la Reserva para tomar decisiones basadas en los mejores intereses de la nación - REUTERS

Cuatro expresidentes de la Fed piden respeto a la independencia de este órgano tras las críticas de Trump

En una carta abierta remitida a «The Wall Street Journal», Paul Volcker, Alan Greenspan, Ben Bernanke y Janet Yellen piden que se permita a Powell decidir «sin la amenaza de despidos o degradaciones de los líderes por razones políticas»

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

¿Está en riesgo la independencia de la Reserva Federal, el banco central estadounidense? Cuatro expresidentes de la Reserva Federal (Fed) de EE.UU., Paul Volcker, Alan Greenspan, Ben Bernanke y Janet Yellen responden que sí y han enviado una carta abierta al diario «The Wall Street Journal» en la que han pedido que la entidad sea respetada y no presionada con amenazas de despidos y que no se degrade su liderazgo por razones políticas. Lo que representa una crítica contra las continuas intromisiones de Trump, principalmente a través de Twitter.

En su misiva los exresponsables de la FED han destacado que «es fundamental preservar la capacidad de la Reserva para tomar decisiones basadas en los mejores intereses de la nación, no los intereses de un pequeño grupo de políticos».

«Estamos unidos en la convicción de que a la Fed y a su presidente se les debe permitir actuar con independencia y según los mejores intereses de la economía, libres de presiones políticas a corto plazo y, en particular, sin la amenaza de despidos o degradaciones de los líderes por razones políticas», comienzan.

«Colectivamente hemos servido a la nación cerca de 40 años y fuimos nombrados y renombrados por seis presidentes, republicanos y demócratas. Cada uno de nosotros ha tenido que tomar decisiones difíciles para ayudar a guiar la economía hacia las metas legisladas de la Fed de empleo máximo y precios estables» han apuntado también.

En este sentido, los últimos expresidentes de la Fed han añadido que «en retrospectiva, no todas nuestras elecciones fueron perfectas. Pero creemos que esas decisiones fueron mejores por ser producto no partidista, de valoraciones no políticas, basadas en el análisis de los intereses económicos a largo plazo de los ciudadanos de EE.UU en lugar de ser motivados por fines políticos a corto pazo», recuerdan los últimos expresidentes de la Fed.

En ese sentido, inciden en que el Congreso establece a la Fed como una agencia independiente con participación regional y salvaguardas contra la manipulación política, lo que «no significa que no pueda rendir cuentas».

Más de un año bajo la lupa de Trump

La misiva llega tras más de un año de continuas críticas por parte del presidente de EE.UU., Donald Trump, que van desde acusar al banco central de ser «único problema» de la economía hasta amenazar con el despido de su presidente actual, Jerome Powell, por mantener los tipos de interés altos.

Powell, que fue designado por Trump y asumió el cargo en febrero de 2018 para un plazo de cuatro años, ha insistido en la independencia de la institución cuyas decisiones, afirmó, se basan exclusivamente en los datos económicos. El pasado 31 de julio, la Fed anunció la primera bajada de los tipos en una década.

Los expresidentes han apuntado que tanto presidentes, congresistas, participantes del mercado financiero como ciudadanos exigen que la Fed tome ciertas decisiones, y aseguradp que el banco está abierto al diálogo, ya que «un debate público robusto ayuda a mejorar la política monetaria».

No obstante, también han sostenido que «incluso la percepción de que las decisiones de política monetaria están motivadas políticamente, o influidas por amenazas de que los legisladores no podrán cumplir sus mandatos, puede minar la confianza del público» y llevar a inestabilidad en los mercados financieros o «peores resultados».

Por último, han explicado que cuando los mandatos de cuatro años en la presidencia de la Fed llegan a su fin, el presidente (de EE.UU.) puede volver a designarlo o elegir a alguien nuevo, cuya nominación será ratificada por el Senado: «Esperamos que cuando esa decisión se tome, la elección estará basada en la competencia e integridad del nominado prospectivo, no en su lealtad política o activismo», han reclamado los expresidentes. Powell ha dicho anteriormente que no renunciaría a su cargo si el presidente se lo pide, recuerda el Wall Street Journal.