Fuente: REAF
Infogram

Los catalanes de menor renta, los más beneficiados por la rebaja fiscal de Cs y PP

Cataluña sigue siendo por quinto año consecutivo la comunidad autónoma que más grava a los sueldos bajos ante la inacción de la Generalitat

MadridActualizado:

El programa electoral de ERC en las últimas elecciones de 2017 prometía como una de las medidas más urgentes si llegaba al Gobierno bajar el IRPF a las rentas bajas, que entonces eran las que más impuesto pagaban de España. Esta promesa ya venía en el programa de Junts pel Sí en 2015 y pese a que desde entonces ERC ha estado en el Govern, por quinto año consecutivo los trabajadores catalanes con menor sueldo son los que más impuesto pagan de toda España.

Cataluña es la única comunidad de España que no bajó su tramo autonómico de IRPF junto al del Estado en la reforma fiscal de 2015, lo que ha provocado que todas las rebajas de los últimos cinco años las ha aprobado el Gobierno central. Hasta el punto de que en la última rebaja fiscal que pactaron Ciudadanos y PP en 2018 para los que ganan entre 12.000 y 18.000 euros, los catalanes de renta baja fueron los que más se beneficiaron de este alivio fiscal entre todas las regiones.

Así lo revela el Panorama de la Fiscalidad Autonómica y Foral de 2019 que ha elaborado el Consejo General de Economistas y los asesores fiscales del Reaf. Al observar la cuota de IRPF entre 2017 y 2019 en un sueldo de 16.000 euros, los catalanes han reducido su cuota en el impuesto en 607 euros, una cantidad que solo supera Extremadura, con un ahorro de 623 euros, si bien en su caso se explica porque la comunidad redujo el tramo autonómico del impuesto el año pasado.

Esta rebaja de la comunidad presidida por Guilllermo Fernández-Vara explica unos 20 euros de reducción en la cuota del impuesto, por lo que en términos absolutos los trabajadores catalanes con menor sueldo son los más beneficiados entre todas las regiones por la rebaja de los Presupuestos Generales del Estado para 2018.

La rebaja pactada entre Rajoy y Rivera eximió de pagar el impuesto a los que ganan entre 12.000 y 14.000 euros, elevando la cantidad exenta. Y rebajó el gravamen de forma gradual para los que ganan entre esta última cantidad y 18.000 euros. Como la rebaja del IRPF entró en vigor a mitad de ejercicio, se articuló en dos tiempos, de forma que una parte irrumpía sobre las retenciones en 2018 y la que no dio tiempo, se producirá este año en la declaración de la Renta correspondiente.

Madrid, la región con menor presión fiscal

Así, pese a que la rebaja impactó de la misma forma en términos porcentuales en todas las comunidades en un sueldo de 16.000 euros —en torno a un 38% menos de cuota de IRPF—, la reducción fue más beneficiosa en términos absolutos en aquellas comunidades con mayor presión fiscal. Un ranking en el que Cataluña figura en primer lugar: si un catalán que gana 16.000 euros pagaba 1.611 euros en IRPF en 2017, esta cantidad se redujo a 1.005 euros en 2019.

Un montante que, pese a todo, supone 170 euros más de lo que paga un madrileño que gane lo mismo: la comunidad que preside Ángel Garrido es la que tiene una menor presión fiscal en todos los tramos. Mientras Cataluña es la comunidad donde más IRPF pagan los sueldos hasta 30.000 euros, de 30.000 a 70.000 euros es Extremadura la que tiene un IRPF más alto mientras que la Comunidad Valenciana es la que cuenta con mayor presión fiscal en los tramos siguientes .

Inacción de la Generalitat

Por ello llama la atención que pese a que desde 2015 ha habido tres gobiernos distintos en la Generalitat dirigidos por Artur Mas, Carles Puigdemont y ahora Quim Torra, en coalición con ERC y con apoyos puntuales de la CUP, ninguno ha bajado el IRPF a las rentas bajas. En los últimos cuatro ejercicios, justo cuando arrancó el «procés» en el que CiU y ERC se presentaron de la mano a las elecciones para pedir la independencia de la región, la Generalitat ha optado por la inacción. La mejora de las cuentas tampoco ha empujado a la rebaja, toda vez que este año la Generalitat ha logrado cumplir los objetivos de estabilidad por primera vez desde 2006.

Precisamente, 857.143 contribuyentes, es decir, el 24,5% de los declarantes de IRPF en Cataluña ganan entre 12.000 y 21.000 euros, según la última Estadística de IRPF de la Agencia Tributaria de 2016. Un porcentaje superior a la media del conjunto del país, 24,2%. El exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, llegó a decir en 2013 que la primera medida que aprobaría en una Cataluña independiente sería rebajar el IRPF. Pese a que la Generalitat ha podido recortarlo desde entonces, podría parecer que se han sucedido casi todo tipo de acontecimientos antes que ese escenario de alivio fiscal.