Tenis

El US Open desafía a la WTA para contar con Cori Gauff

Actualizado:

Al margen de la tremendísima final entre Novak Djokovic y Roger Federer, la pasada edición de Wimbledon será recordada también por la aparición estelar de la jovencísima Cori Gauff (15 años), que se ganó el corazón de los aficionados tras avanzar hasta los cuartos de final, donde fue frenada de golpe por la después campeona Simona Halep.

Gauff demostró en Londres que es una estrella en ciernes, y se espera con impaciencia su próxima aparición en el circuito. Y he aquí el problema. Por edad, Gauff tiene limitadas sus apariciones en los torneos.

La WTA mantiene una regla de elegibilidad por edad para no quemar a los futuros campeones demasiado pronto. Y esa regla exige que Gauff no juegue más de diez torneos al año y que no reciba más de tres invitaciones. La estadounidense ya ha gastado esas tres invitaciones (Miami, Roland Garros y Wimbledon), por lo que ahora ve comprometida su participación en el US Open.

Los organizadores del último Grand Slam del año no conciben un torneo sin la presencia de la jovencísima jugadora. Saben que ahora es uno de los grandes reclamos del tenis femenino, y harán lo que sea para meterla en el cuadro principal.

«En mi opinión nosotros estamos exentos de la norma de la WTA», explicó al New York Post Chris Widmaier, director de comunicaciones del US Open. «No todos los días una atleta de su edad se convierte en la comidilla».

Hay otra opción para ver a 'Coco' Gauff en el US Open. La estadounidense subió al puesto 143 del ranking tras su excelente actuación en Wimbledon, y aún podría entrar en la zona que da derecho a jugar la fase previa. Eso sí, cabría la posibilidad de que fuera eliminada, lo que privaría al torneo de contar con ella en el cuadro principal.

Gauff está asesorada por Team8, la agencia de Tony Godsick que también representa a Roger Federer. El suizo habló abiertamente en Londres de abrir la mano en ciertos casos para no cercenar la progresión de los tenistas: «Por querer protegerlos se puede caer en lo contrario. Les dejas muy pocas semanas para jugar y se ven con la presión encima de no poder fallar».