Rafael Nadal
Rafael Nadal - EFE

Mutua Madrid OpenMadrid, tierra de despegue para Nadal

El español, sin títulos previos en Montecarlo y Barcelona, quiere despejar las dudas en la arcilla de la Caja Mágica y recuperar así su corona

Actualizado:

La primavera tenística ha despertado repleta de sorpresas, extrañadísimo el personal porque todavía no hay mordiscos de Rafael Nadal mientras asoman otras raquetas que se han comportado de manera estupenda en la tierra europea. Montecarlo y Barcelona, de por sí alegrías para el balear, han abrazado a otros campeones (Fabio Fognini y Dominic Thiem), así que el Mutua Madrid Open de 2019 adquiere una relevancia superlativa porque todo el mundo estará pendiente de lo que haga el campeón de 17 grandes, imposible quitarle el cartel de favorito pese a los extraños resultados en los dos torneos previos. Llegan los mejores a la Caja Mágica, con Roger Federer como reclamo después de ausentarse en las tres últimas ediciones, y el abanico de candidatos es inmenso. Madrid busca rey en una temporada más igualada que nunca.

No es que se hayan disparado las alarmas con Nadal, pero sí hay cierta extrañeza al no verle ganar en su paraíso. El curso, una vez más, ha estado condicionado por los problemas físicos, pues en Acapulco tuvo un problema en una de sus muñecas y en Indian Wells se retiró en semifinales por culpa de la maldita tendinitis que le castiga la rodilla derecha (precisamente por ese motivo no compitió en Miami). Con menos horas en pista de las deseadas, cumplió en sus primeros encuentros en Montecarlo, pero fue atropellado por Fabio Fognini en semifinales, el peor partido, según el propio Nadal, que ha realizado en tierra en 14 años. Del Principado viajó a Barcelona y ahí, en el Trofeo Conde de Godó, repitió resultado, si bien es cierto que fue eliminado por Dominic Thiem dando una imagen mucho más seria y mejorada. De hecho, Nadal, por momentos cercano al Nadal de toda la vida, perdió esta vez porque el rival estuvo pletórico. «Hace días la situación era más complicada y ahora es totalmente diferente. He vuelto a disfrutar de jugar al tenis. He estado competitivo hasta el final y me ha faltado jugar más partidos así para tener una opción más clara de victoria. Por lo demás, he sentado una base importante para poder aspirar a lo que viene», explicó el mallorquín en la derrota.

Y lo que viene es el Mutua Madrid Open, el mejor evento tenístico de España y que servirá para calibrar el estado del español. Ha ganado cinco veces, y persigue una corona que el año pasado se agenció Alexander Zverev después de superar a Thiem en la final. Thiem, por cierto, fue quien despidió a Nadal anteriormente en cuartos, consolidándose como el magnífico jugador que es y una de las grandes alternativas en tierra batida. De hecho, cuesta encontrar a alguien que mejore sus prestaciones en esta superficie, y más viendo su excelente resultado en el último Godó.

Es una incógnita el estado de los principales cabezas de serie, pues se da la circunstancia de que no hay un gran dominador en la presente campaña. De hecho, se han repartido los premios más que nunca y, al cierre de este suplemento, únicamente Federer y Thiem se presentan con dos títulos en su palmarés (Dubái y Miami para el suizo, Indian Wells y Barcelona para el austriaco).

Novak Djokovic, destacadísimo número uno y que empezó 2019 como un tiro al levantar el Abierto de Australia con una superioridad asombrosa, no ha tenido muy buenos resultados desde entonces, pero siempre hay que tenerle en cuenta y más cuando se juega en la Caja Mágica, campeón en dos ocasiones (2011 y 2016) y con ganas de mejorar la discreta participación del pasado curso, eliminado entonces en segunda ronda por Kyle Edmund. Además, no hay que olvidarse de raquetas como la de Kei Nishikori o de talentos como el de Fabio Fognini o Stefanos Tsitsipas, que representa la rebelión de los jóvenes. Y todo en una edición muy especial en la que Feliciano López estrena cargo como director y en la que se despedirá con todos los honores a David Ferrer, un campeón inimitable.