Ignacio Astolfi
Ignacio Astolfi - Juan José Úbeda

Ignacio Astolfi: el salto de la joven promesa de la hípica de Sevilla

El jinete recuerda sus primeros trotes en las tandas del Real Club de Pineda, cuando su tío, Luis Astolfi (que compitió en cuatro Juegos Olímpicos) le impulsó a seguir sus pasos

SevillaActualizado:

Goethe animaba a conocer, entre sus relatos y novelas, los pensamientos del noble animal que es el caballo: «No seas excesivo en tus exigencias. No le exijas proezas inútiles», decía el poeta alemán. Así, sin imposiciones ni vacilaciones, llega el salto más alto de una de las grandes promesas de la hípica de la escuela sevillana.

El jinete Ignacio Astolfi (Sevilla, 2001), atiende a ABC de Sevilla tras conseguir la victoria en la IV Ruta de Primavera, en la que consiguió imponerse en el Gran Premio del concurso del salto de obstáculos: «Estoy muy contento. La verdad es que he hecho un buen concurso. Estoy compitiendo a un ritmo bastante alto», dice el número uno de la tabla nacional de juveniles de la Real Federación Hípica Española.

Astolfi recuerda sus primeros trotes en las tandas del Real Club de Pineda, cuando su tío, Luis Astolfi (que compitió en cuatro Juegos Olímpicos) le impulsó a seguir sus pasos: «Yo empecé a montar con 10 u 11 años, y mi familia entera siempre ha montado. Desde entonces nunca he parado», asegura el joven jinete.

Ni practica otros deportes, ni tiene tiempo para aficiones que no estén relacionadas con el mundo equino. Astolfi no se baja del caballo ni cuando está estudiando: «Monto todos los días. Termino del colegio, como algo en casa, estudio y entreno unas cuatro horas. Y los fines de semana más. Es un deporte que requiere mucho tiempo, así que es difícil. Pero sé que mis padres están contentos y orgullosos de mí», valora el sevillano.

Su corta edad no le impide reflexionar sobre su futuro. Él sabe que será su último año como junior antes de entrar en la edad de los Young Riders, que comprende hasta los 21 en los que los jinetes compiten en categoría adulta: «No lo voy a dejar nunca», comenta, antes de rendirse a la figura de su tío, uno de sus grandes valedores: «Entreno con Marcelo del Pozo y con él. Siempre me he fijado en su plena humildad, que es lo necesario para este deporte. Como jinete monta que es una maravilla. Da gusto verle. Además, él me aconseja, me anima y me impulsa a seguir», reconoce agradecido el sobrino, que en su nómina de caballos cuenta con Jordano, propiedad de la Infanta Doña Elena.

Objetivo: Holanda

Preguntado por el estrecho vínculo que debe tener un jinete con su caballo para competir, el sevillano cree que esa sincronía se consigue «dedicando muchas horas. Si te sale bien un Gran Premio, ves que eso es el fruto de todo. Pero es un deporte en el que como te vengas muy arriba te pueden poner en tu sitio», señala el deportista.

El viernes, Astolfi disputa la etapa final, que incluye una prueba a la que asistirán los seleccionadores nacionales que decidirán quiénes conformarán el equipo español en el campeonato de Europa que tendrá lugar del 9 al 15 de julio en Holanda: «Ya estuve en 2017 en Eslovaquia en el campeonato de Europa, pero tuve mala suerte porque en un salto me despidió el caballo, pero no me pasó nada».

El sevillano pretende estar a la altura con un compromiso ineludible: «Cuando acabe Selectividad, cogeré un avión a Alemania a la Copa Naciones y ojalá tenga la oportunidad de disputar el Europeo», zanja el jinete, pendiente siempre de su próximo salto.