Courtois, tras encajar un gol/ Marcelo sobre Isco: «Si te pitan, tienes que cambiar algo» - EFE/ VÍDEO: ATLAS
Patrocinado por:Santander
Champions League

Claves de la peor derrota del Real Madrid en Champions

El resultado no fue el único palo: Isco se encaró con la grada, Marcelo estuvo calamitoso y Bale acabó tocado

Actualizado:

Singular este nuevo formato de Champions puesto en marcha esta temporada, que en su fase de grupos lleva dos partidos de cada día a las 18.55. El Real Madrid debutó en este horario infantil en el partido que cerraba la primera fase, ante el CSKA, y resultó ser una merienda desastrosa con la peor derrota de la historia como local en competiciones europeas, un desastre difícil de digerir y que tendrá mucho recorrido.

Iniciado el partido, el Bernabéu apenas llegaba a la media entrada. Incluso la grada de animación mostraba huecos, algo insólito. El aspecto mejoró con el paso de los minutos y finalmente el coliseo blanco fue ocupado por 60.000 personas, pero no parece que las 18.55 horas sea una brillante idea para mejorar la organización del torneo. El frío ambiente de mimetizaba con la gélida temperatura (5 grados) y el inexistente aliciente deportivo, con el Madrid ya clasificado como primero. Solo los 2.000 aficionados moscovitas le daban sonido y color a un Bernabéu inusual en acto de Champions.

La primera media hora blanca, de notable juego y brillantes acciones de Asensio y Vinicius, dieron algo de calor a la parroquia blanca, pero el equipo se vino abajo en diez minutos finales homenaje a la era Lopetegui. Desajustes de los centrales, Marcelo defendiendo con prismáticos y encimando a al oponente con su sombra y dos goles encajados en las dos únicas llegadas del equipo rival. Un primer acto de victoria cómoda para el Madrid acabó con 0-2 y silbidos a los jugadores. La bronca iría a más a tras el descanso. En especial con Isco.

El malagueño, titular ayer por segunda vez con Solari, se encaró con un sector de la grada baja del fondo norte. Y si hay situaciones que el Bernabéu no perdona es la queja de una de sus estrellas hacia el que paga. La bronca nace en el minuto 55, cuando Isco se recrea con un balón dentro del área, rematando mal y desviado. A su derecha tenía libre de marca y en mejor posición a Asensio y eso es lo que le reprochó la grada. Isco, enfadado, levantó el brazo mientras espetaba un «qué queréis, qué queréis, animad». Desde entonces, cada balón de Isco era música de viento para sus oídos.

Los cambios de Solari, tirando de pesos pesados como Bale y Kroos, no mejoraron las prestaciones blancas, ofuscado desde el cortocircuito del 0-2. Tanto que ni siquiera inquietaba la portería de Akinfeev y que recibió el 0-3 en el único tiro de los rusos en la segunda mitad, obra del islandés Sigurdsson. Es la primera vez en la historia que el Madrid pierde un partido europeo en su casa por una diferencia de tres goles.

La serie de desdichas la completó un amago de lesión de Bale, seguramente entre algodones los próximos días, con el Mundial a la vuelta de la esquina. El galés, a la salida de un córner, pisó involuntariamente a Nababkin, torciéndose el tobillo derecho. Aunque aguantó hasta el final, le vendaron esa zona y tuvo que ser atendido un par de veces. Una desgracia más en una tarde de perros en el Bernabéu.