La UB Lebrijana, pura gramática del arte en Tercera

El equipo que entrena Pepe Bermúdez fue líder en solitario del Grupo X de Tercera división por

primera vez en su historia

Nacho Liaño
Actualizado:

La RAE contempla y define la gramática como la «parte de la lingüística que estudia los elementos de una lengua, así como la forma en que estos se organizan y se combinan». En Lebrija, patria etimológica de Antonio de Nebrija como primer autor de este arte locuaz de las palabras, siguen aprovechándose, siglo tras siglo, de las mejores formas de combinar y organizarse.

Así lo entiende la UB Lebrijana, uno de los equipos sevillanos representantes del Grupo X de Tercera división, cuyo juego está destacando en la categoría por la forma asociativa en la que los futbolistas ponen todas las lecciones sobre el tapete cada domingo, para que ese nexo tenga la forma y el sentido que permita que haya tres puntos que celebrar al final del partido, como la última remontada ante el Córdoba B.

En el tercer lugar de la clasificación, la entidad nebricense mira hoy de reojo al Coria CF, segundo, y al flamante cabecilla de la categoría, el Ciudad de Lucena. Ambos equipos, que han recogido ya la semilla de los tres puntos que va repartiendo cada jornada el equipo que se «enfrenta» al descendido Écija Balompié (con sus tres goles a su favor), saben que el arranque de la UB Lebrijana lo convierte en uno de los rivales más competitivos de la liga.

Invicto como las gramáticas heredadas, el entrenador del equipo nebrijano, Pepe Bermúdez, atiende a ABC de Sevilla mostrándose «contento, porque el equipo ha trabajado muy bien la pretemporada y eso se ha visto rubricado en el campo», valora el técnico, feliz de haberse embarcado en este proyecto.

El preparador gaditano, que es consciente de que el objetivo del club celeste es la permanencia de la categoría, se muestra sereno tras firmar tres victorias y un empate: «Estamos con los pies en el suelo», argumenta. «Esto es muy largo, sólo llevamos 10 puntos de 45, que ese es el objetivo: La permanencia», dice el encargado fonético y fónico de un vestuario unido de principio a fin.

La morfología del equipo se convierte en un aspecto fundamental para Bermúdez: «Intento que mis equipos sean ordenados, disciplinados tácticamente. Que sean intensos los 90 minutos. Que luego con balón creen peligro para jugar en campo contrario y llegar a portería lo antes posible», y sabe que la semántica del grupo nebrijano está bien interpretada por sus futbolistas: «Imprimimos actitud, intensidad y carácter. El equipo va cogiendo confianza».

La sintaxis del equipo, rama que permite que haya oraciones de mayor calado, y mayores puntos en el casillero, en el argot futbolístico, lo trae el gol. Y mentar el gol en la UB Lebrijana es nombrar a José Ángel Giráldez. El jugador de Lora del Río, que debuta siendo convocado por la selección andaluza absoluta senior, admite que sus tres dianas para empezar «son números que siempre desea un delantero». El ariete, exigente como un lingüísta inconformista, confiesa que «el equipo tiene aún mucho margen de mejora», y sonríe diciendo con la boca pequeña que, para él, «marcar tres goles da una confianza tremenda».

Bermúdez y Giráldez aluden al compromiso colectivo del equipo como el gran secreto a voces de esta UB Lebrijana: «Se ha hecho un vestuario increíble, todos vamos a una», dice Giráldez. Y su míster apostilla: «Es un club familiar, trabajan muy bien. Cuando lleguemos a nuestro objetivo, firmo de ahí, para arriba, todo». El cuadro del Bajo Guadalquivir se mide en la ciudad deportiva Luis del Sol al Betis Deportivo el próximo domingo a las 12:30 para conjugar el sentido gramatical de Nebrija con el juego colectivo de una lengua, llamada fútbol, que en Lebrija escriben por los pies.