Así luce por dentro el nuevo White Hart Lane
Así luce por dentro el nuevo White Hart Lane - Tottenhamhotspur.com
Premier League

El secreto del nuevo estadio del Tottenham

White Hart Lane, que lleva en obras desde 2017, reabrirá sus puertas en el partido contra el Crystal Palace del 3 de abril

Actualizado:

La simbiosis que existe entre un equipo inglés y su estadio es única en Europa. Hace dos años, la hinchada y los jugadores del Tottenham quedaron despojados de esa unión con el anuncio de la remodelación de White Hart Lane. Una reconstrucción que obligó al equipo a jugar sus partidos en Wembley, a más de 15 kilómetros de su hogar. Ha tardado casi dos años, pero la gran obra del conjunto londinense se ha consumado.

Daniel Levy, presidente del Tottenham, emprendió en 2017 el proyecto más ambicioso de la historia del club. El viejo White Hart Lane, construido en 1899 y con sus cerca de 36.000 localidades, se empezaba a quedar pequeño para un equipo llamado a conseguir grandes cosas en la Liga de Campeones con grandes figuras del fútbol como son Harry Kane o Christian Eriksen. La idea de Levy era construir un coliseo acorde a las aspiraciones del Tottenham y ponerse a la altura de sus vecinos del Arsenal y rivales de Mánchester.

El nuevo feudo, que abrirá sus puertas el 3 de abril en el choque contra el Crystal Palace, cuenta ahora con más de 60.000 asientos, convirtiéndose en el segundo campo de Londres con mayor capacidad, tan solo por debajo de Wembley, que puede albergar a 90.000 espectadores, y en el tercero más grande de Inglaterra, superado por Old Trafford (76.000). Más de 800 millones de euros de inversión y un año sin poder fichar ha sido el precio que ha pagado el multimillonario para cumplir su sueño.

Un suplicio

La ilusión por ver el nuevo hogar se empezó a convertir en un suplicio. Los «Spurs» tenían previsto su estreno a mediados de septiembre de 2018, en una gran cita como es un duelo contra el Liverpool. Sin embargo, unos problemas con los sistemas de seguridad obligaron a retrasar la apertura hasta seis meses después.

A través de su nuevo feudo, el Tottenham también ha visto una oportunidad para darse a conocer en el exterior. El conjunto inglés y la Liga de Fútbol Americano (NFL) firmaron en 2015 un acuerdo por el que White Hart Lane acogerá un mínimo de dos partidos al año de este deporte americano. Estos encuentros no desgastarán el terreno de juego, pues se desarrollarán en una superficie situada por debajo del césped de fútbol, completamente retráctil.

Solo unos pocos podrán presenciar la inauguración del moderno recinto. Según informa «Daily Mail», la cadena Sky Sports, encargada de retransmitir la Premier, tan solo televisará la ceremonia de apertura, dando prioridad al choque del Manchester City frente al Cardiff, que se disputa a la misma hora (20.45). Por esta razón, los 62.000 espectadores que asistan al partido contra el Crystal Palace serán los únicos que podrán ver su nueva casa. Las grandes metas se conquistan en los grandes escenarios.