Neymar, en París
Neymar, en París - AFP
Patrocinado por:Santander
Mercado de fichajes

Un año de la «fuga» de Neymar a París: del «shock» mundial a la decepción deportiva

Tras un primer año discreto debe afrontar un nuevo asalto a la Champions y compartir foco con la confirmación de Mbappé

Actualizado:

Se cumple un año de la noticia que conmocionó al mundo del fútbol, el traspaso de Neymar al París Saint-Germain. El brasileño provocó una de las mayores sorpresas del mercado de fichajes en las últimas décadas al decidir cambiar el Fútbol Club Barcelona, en el que compartía vestuario con Messi y donde estaba destinado a ser el heredero del argentino.

La confimación de su marcha, pese a dejar más de 220 millones en las arcas del conjunto azulgrana, fue un palo para el Barça. Y al mismo tiempo disparó al PSG hasta colocarlo entre los clubes más potentes del mundo, y como principal candidato a ganar la Champions League, el deseo supremo de los propietarios catarís del club parisino.

El aniversario del «fichaje del siglo» se cumple con el equipo galo y con Neymar en Shenzhen (China), donde el aura de la superestrella brasileña se mantiene intacto pese a toda la polémica que generó por sus simulaciones durante el Mundial de Rusia, y después de un primer año discreto en las filas del PSG.

Éxito publicitario

En el apartado del márketing el fichaje del brasileño, con más de 200 millones de seguidores en las redes sociales, ha resultado un éxito para el conjunto parisino, que aspira a convertirse en una de las marcas deportivas líderes en el mundo y en ponerse a la altura de clubes más consolidados en este sentido como el Real Madrid, el Manchester United o el Bayern de Múnich. Un sueño que progresa firme aunque al mismo tiempo haya puesto al PSG en el punto de mira de la UEFA por la posible violación del 'Fair Play financiero'.

Sin embargo, en el aspecto deportivo la apuesta del club galo y el futbolista brasileño no está saliendo tan bien, al menos en el primer año de su relación. Lo que empezó con detalles de clase en los primeros partidos de Neymar con la camiseta parisina que levantaron a las gradas del Parque de los Príncipes se desmoronó apenas seis meses después con la lesión del futbolista en febrero ante el Marsella.

Neymar se operó en Brasil después de un largo tira y afloja con su club, que no estaba muy conforme. Pero el deseo del futbolista de estar a punto para el Mundial de Rusia pesó más que los intereses del PSG, que se vio privado de su máxima estrella en el momento clave de la temporada, en la vuelta de la eliminatoria de Champions League contra el Real Madrid.

La operación dio paso a una especie de «telenovela» en la que los aficionados del PSG esperaban ansiosos cada nuevo «capítulo» con los más mínimos actos y gestos del lesionado y las declaraciones más inocuas de sus familiares. Una incertidumbre que se ha reproducido este verano con el interés del Real Madrid en hacerse con sus servicios. Algo que el propio futbolista no descartó hasta finales del mes de julio.

Mbappé le quita foco

Ya de vuelta en el PSG, Neymar debe ahora enfrentarse a varias cuestiones no resueltas. La primera deberá resolverla a lo largo de la próxima temporada y se refiere a demostrar su peso para llevar al equipo a las últimas instancias de la deseada Champions.

También tendrá que afrontar el hecho que, después de dejar el Barcelona para no estar a la sombra de Leo Messi, en el PSG se ha dejado comer terreno mediático y deportivo por Kylian Mbappé, nueva estrella del fútbol mundial tras su destacado papel en el Mundial.

«Estoy muy contento con la llegada de Buffón y del nuevo entrenador (Thomas Tuchel), que es un gran técnico. Espero que juntos hagamos una gran temporada», confesó Neymar en una entrevista a AFP.