Un aficionado, en la Fan Zone del Barcelona - Mercedes N. Alcocer
Final Copa del Rey

Ambiente festivo y tranquilidad en las Fan Zone de Sevilla y Barcelona

Miles de seguidores de ambos equipos viven con alegría y sin incidentes las horas previas al partido en el Wanda Metropolitano

Actualizado:

Los aficionados de Sevilla y Barcelona van llegando poco a poco a Madrid y son ya miles de hinchas los que se reúnen en torno a las Fan Zone que se han organizado. En medio de un ambiente festivo y afortunadamente sin incidentes que reseñar, los seguidores están disfrutando de las horas previas de la final de la Copa del Rey que acogerá, a partir de las 21.30 horas, el estadio Wanda Metropolitano. [Dónde ver la final]

En los aledaños al Parque de Canillejas, donde está ubicada la zona de concentración organizada para la afición del Sevilla, se concentran miles de sevillistas, sobre todo los de grupos organizados que se trasladaron a la capital de España en autobuses que tienen una zona de aparcamientos en el lugar. La Fan Zone se cerrará a las 18.00 horas para que ya los seguidores se dirijan al estadio.

El centro del concentración de seguidores del equipo andaluz, además de un escenario desde que unos animadores alegran la fiesta sevillista con música y cánticos, cuenta con carpas donde se puede comer y beber para pasar las horas con intensidad antes del partido, fijado para las 21.30 horas y para el que las puertas del estadio se abrirán tres horas antes.

Tranquilidad también y ambiente festivo en la Fan Zone del Barcelona, que está situada en el Paseo de Ginebra. Miles de seguidires azulgranas disfrutan también de la final se han hecho notar por las calles de la capital desde primera hora, cuando ya han llegado los primeros autocares y coches particulares.

Principalmente, el centro de la ciudad, en la plaza del Sol y la plaza Real se han hecho notar estos aficionados, algunos de los cuales han asegurado a EFE que irán a IFEMA a recoger su entrada después de la almuerzo.

A pesar del día gris y que la temperatura no ha pasado de los 18 grados, el centro de la capital se ha inundado de riadas de aficionados del Barça, que han convivido con armonía con los del Sevilla, igual que sucedió hace dos años en la final que ya disputaron ambos en el Vicente Calderón.