Fernando Alonso, en el garaje de McLaren
Fernando Alonso, en el garaje de McLaren - McLaren Media

Fórmula 1«Alonso se sintió humillado con el motor de Honda»

Eric Boullier, hombre fuerte en el muro de McLaren, relata la frustración del piloto español al inicio de la pasada pretemporada

Actualizado:

Fernando Alonso se sintió «humillado» al inicio de la pasada temporada al comprobar que el motor Honda de su McLaren no solo no había mejorado, sino que había retrocedido en su rendimiento respecto al del Mundial 2016. Lo ha contado Eric Boullier, el hombre fuerte en el muro de McLaren, en declaraciones al portal especializado Autosport. Según el ingeniero francés, Alonso recibió un duro golpe al llegar a los primeros test de pretemporada en Barcelona. «Se preparó muy duro durante el invierno y ya tenía dibujado en su cabeza cómo debería ser la temporada. Así que, llegar a Barcelona y ver el rendimiento del motor fue una mezcla de tristeza, humillación y frustración. No fue nada bueno».

Eric Boullier
Eric Boullier- McLaren Media

Boullier se refirió también al incidente de Alonso en el garaje de McLaren tras su abandono en la primera curva durante el GP de Singapur. El español pegó un puñetazo a la pared y dejó un considerable agujero. «Alguna vez tiene que expresar su frustración, pero también ha sido impulsivo en el pasado, cuando ganaba carreras. Tiene esa rabia dentro de él porque sabe que puede hacerlo mejor. Sabe que puede ser el mejor. Y tiene que demostrarlo. Creo que si ganara también golpearía una pared.

«Si el año que viene Alonso siente que puede estar en el podio no cederá ni una pulgada a sus rivales»
Eric Boullier , Director de McLaren-Renault

Por último, sobre las expectativas de McLaren y del propio Alonso en 2018, Boullier no quiso dar muchas pistas, pero aseguró que el español será incluso más peligroso si ve que tiene al alcance los podios: «Siempre le comparo con un tiburón. Cuando huele la sangre va directo a por su presa. Si siente que puede estar en el podio, o que es competitivo para al menos intentarlo, no cederá ni una pulgada».