Tom Justice practicaba ciclismo en pista y aspiraba al oro olímpico
Tom Justice practicaba ciclismo en pista y aspiraba al oro olímpico - Chicago Magazine

El ciclista que aspiraba al oro olímpico y acabó robando 26 bancos gracias a sus habilidades deportivas

Tom Justice comenzó a robar entidades financieras en 1998 y no fue capturado hasta 2002. Conseguía escapar de las fuerzas de seguridad con su bicicleta

Actualizado:

Los crímenes y los atracos se han utilizado históricamente en Estados Unidos para fraguar superproducciones de cine que acaban siendo un éxito. Este relato podría convertirse en una de ellas sin ninguna duda. Tom Justice apuntaba alto. Quería ser ciclista de pista olímpico y alzarse con el metal más preciado. Coronarse como un deportista élite para el recuerdo.

Pero Justice pasará a la historia por otros motivos. Durante aproximadamente cuatro años, utilizó su potencial como ciclista de velocidad para cometer 26 atracos en bancos de los estados de California, Illinois y Wisconsin.

El ciclista profesional comenzó a robar bancos en 1998 y no fue capturado hasta 2002. Según informa Chicago Magazine, Justice dejaba su bicicleta Steelman naranja, hecha a medida, estacionada cerca de la entidad bancaria que tocase antes de entrar y entregarle una nota al cajero. En ella explicaba su cometido con un tinte intimidatorio: «Tengo un arma, dame el dinero».

Cuando recibía todos los billetes, Justice los guardaba en una bolsa de plástico y salía tranquilamente a coger su bicicleta para posteriomente huir del lugar a toda prisa.

Justice, que vivía en San Diego en ese momento, también agachaba la cabeza, ocultando su rostro de las cámaras de seguridad con una gorra de béisbol. Sorprende que el exciclista nunca usó un arma y nunca gritó. Esperaría tranquilamente hasta que el cajero hubiera llenado la bolsa con dinero antes de huir de la escena.

15.000 dólares para las personas sin hogar

Cuando se alejaba del banco, se pertrechaba con su equipación de ciclismo, empezando por el maillot, para que nadie sospechara nunca de él. Posteriormente se supone que, durante el primer robo, Justice logró hacerse con 15.000 dólares que entregó a personas sin hogar. Solo guardaba los billetes de dos dólares como recuerdo.

Justice continuaba con su aventura criminal robando bancos. Parte de ese dinero lo utilizaba para comprar productos dopantes y mejorar su rendimiento. Sin embargo, cuando encaraba la recta final para los Juegos de 2002, sufrió una lesión que le impidió acudir a la cita olímpica. Fue a por otro banco. Sin embargo, una mirada de un agente fue su perdición.

Un oficial llamado Greg Thompson acudió al lugar tras recibir una llamada por un robo en un banco en Walnut Creek, California. Allí vio a Justice huir de la escena en una bicicleta naranja. Thompson detuvo a Justice para registrar su mochila, pero el ciclista emprendió la huida. En mayo de 2002 su suerte tocó a su fin.

Justice fue arrestado a los 31 años. Se declaró culpable de los cargos que se le imputaban y pasó nueve años en una prisión federal. Ahora, con 48 años, trabaja en una tienda y sigue practicando en el velódromo de su ciudad natal en Libertyville, Illinois.

Algunos agentes que trataron con sus casos le recuerdan con cariño. El oficial Dexter, de Walnut Creek, comentó: «Tengo un cierto respeto por un ladrón inteligente. Su método era muy bueno». El mismo Tom Justice estaba orgulloso de ello. «No soy solo un ladrón de bancos, soy un gran ladrón de bancos».