Un ejemplar de tórtola
Un ejemplar de tórtola - ABC
Moratoria de la caza de la tórtola

Diez cuestiones que explican la situación de la tórtola

La fundación Artemisan advirtió de las graves consecuencias de adoptar una moratoria en su caza como propuso la Comisión Europea

S. D.
Actualizado:

La Comisión Europea ha propuesto establecer una moratoria de la caza de la tórtola. La fundación Artemisan, que asistió al comité de expertos, advirtió de las graves consecuencias de adoptar esta medida.

1. ¿Por qué razones deberíamos oponernos a esta medida?

La primera y más importante es que con los cambios en la gestión agraria en España (intensificación agrícola, adelanto de cosechas, levantamiento de barbechos, descenso de oleaginosas…), la tórtola encuentra casi como único sustento la alimentación suplementaria y los bebederos que aportan los cazadores y gestores. La segunda es que, hasta la fecha, en España no conocemos ninguna especie a la que, tras la aplicación de una moratoria y aún recuperándose sus poblaciones (caso de agachadiza común y otras aves acuáticas), se la haya vuelto a considerar como especie cinegética.

2. ¿Es la sobrecaza el problema?

La Comisión Europea reconoce la pérdida de hábitat como el principal problema, pero los cazadores no debemos esconder que en algunas zonas se ha excedido la presión y sobrepasado los cupos. Los tiempos de mirar a otro lado ya pasaron. El cazador debe ser el primer interesado en conocer el estado de las poblaciones silvestres y, ante los problemas, como es el caso de la tórtola, ser el primero en proponer las soluciones. El beneficio de los comederos no debe anularse por la presión cinegética. Por otro lado, no se puede olvidar la influencia de la predación sobre los nidos, y hoy solo Castilla-La Mancha y Extremadura han publicado una metodología legal y viable de control.

3. ¿Qué hacen las Administraciones?

Quitando Extremadura, única comunidad autónoma que ha establecido un plan de recuperación, el resto aún no ha establecido medida alguna de las que marca el Plan de Gestión. Canarias, Comunidad Valenciana, Asturias, y las provincias de Álava y Guipúzcoa ya han establecido su moratoria. En septiembre el Ministerio va a convocar el Comité de Caza, donde estarán presentes todas las comunidades autónomas. Ahí se decidirá cuáles van a ser las medidas que desde el Estado se propondrán; pero, dado que las competencias de caza son de cada autonomía, una respuesta global, que es lo que esperan en Europa, se hace dudosa.

4. ¿Qué están haciendo las organizaciones ecologistas?

Si había una oportunidad de establecer alianzas en torno a los problemas de pérdida de hábitat y que cazadores y ecologistas presionaran a las Administraciones públicas para que se establecieran con urgencia medidas agroambientales y dotar de sentido común a la nueva PAC (esa PAC verde que tanto nos han vendido y que por dentro está podrida), era esta. Pues bien, los ecologistas, más interesados en apuntarse un tanto que en salvar la especie, han rechazado hasta la fecha cualquier colaboración para trabajar por el futuro de la tórtola.

5. ¿Por qué ha habido comunidades autónomas que ya la han vedado?

Lo primero que debemos pensar es que ha sido por razones conservacionistas, pero seguramente haya otras, como evitar compromisos técnicos y presupuestarios a las consejerías, el desconocimiento de las consecuencias negativas ya comentadas, el miedo a un procedimiento sancionador, o por la cesión a la presión de los ecologistas.

6. ¿Qué están haciendo otros países?

Francia ha propuesto ya cupos para las próximas temporadas a falta de un plan de caza adaptativa para la UE. Portugal está dispuesta a aplicar los modelos de gestión que hemos propuesto que, aunque de forma mucho más laxa, han sido consensuados por cazadores, ecologistas y el propio Estado portugués. La prohibición de su caza en Gran bretaña en 1981 sin adoptar otras medidas, es un claro ejemplo de la ineficacia de una moratoria. En cuanto a la CE, ha lanzado el Plan de Gestión que incluye la moratoria, pero sin presupuesto alguno para la realización de las medidas citadas en él para la recuperación del hábitat.

7. ¿Qué están haciendo los cazadores españoles?

Desde Artemisan, en colaboración con la Real Federación Española de Caza y federaciones autonómicas, hemos presentado a los dos ministerios un Plan de Recuperación de la Tórtola (PIRTE) y un documento de compromisos para que sea trasladado a las comunidades autónomas.

8. ¿Es la caza en el Magreb la responsable de la situación?

No es de agrado, dada la situación de la especie, saber de las tiradas masivas del Magreb o el Sahel, pero en ningún caso la responsabilidad de la situación en España tiene que ver con lo que pase al norte de África. En primer lugar porque allí se caza principalmente en julio, y en segundo lugar porque su modelo agrícola en los últimos años ha beneficiado a todas las especies ligadas a estos medios, especialmente la tórtola, que encuentra allí el hábitat ideal que hace décadas se perdió en España. Además, el comportamiento filopátrico de la tórtola hace que decir que «cazan nuestras tórtolas» sea un error manifiesto.

9. ¿Pueden las comunidades autónomas oponerse a la moratoria?

La CE ha dado un plazo hasta el 12 de septiembre para que se conteste la carta de emplazamiento. Si antes se produce una planificación de la gestión de la especie en el territorio nacional coordinada por el Ministerio, sin duda alguna habría elementos suficientes para contestar a la Comisión demostrando con hechos que se están tomando medidas.

10. ¿Qué más podemos hacer?

En primer lugar, dar la cifra real de lo cazado. La falsa cifra oficial de capturas de 700.000 tórtolas induce a sacar conclusiones engañosas de la realidad de la población total. Desde Artemisan hemos propuesto realizar un proyecto de monitorización de especies de caza para que los cazadores sepamos por nosotros mismos cuál es el estado de cada una de ellas, mediante censos y seguimiento de especies, principalmente aves y con especial atención a migratorias, para tomar decisiones de gestión. Sin duda es uno de los proyectos más ambiciosos de la fundación, y seguramente el más importante para el futuro de la actividad cinegética en España, de los que hemos realizado. Como siempre, prometemos no defraudar; en ello invertiremos todos nuestros recursos, conocimientos y nuestra ilusión.