Gómez Noya entrena en bicicleta en las carreteras de Hawái
Gómez Noya entrena en bicicleta en las carreteras de Hawái - Comuniación Javier Gómez Noya

Ironman Hawái 2018Las fortalezas y debilidades del pentacampeón

Javier Gómez Noya medirá sus cualidades deportivas en el Ironman de Hawái, con prueba de natación, bicicleta y carrera a pir

Actualizado:

El Ironman de Hawái se compone de tres pruebas a las que tendrá que hacer frente Javier Gómez Noya. 3,6 kilómetros a nado, una modalidad que el gallego practicó hasta los 16 años. 180 kilómetros de bicicleta, uno de los puntos débiles del español. Serán cruciales para no perder ventaja con los especialistas en esta disciplina. Por último, 42 kilómetros de carrera a pie. Sin duda, su especialidad. Este último tramo puede darle la victoria a Gómez Noya.

Gómez Noya tiene ante sí la ocasión de enfrentarse a su mayor hándicap, la bicicleta. Tanto Carlos Prieto, su entrenador como Antonio Alix, uno de los primeros españoles que participó en la prueba, coinciden en que buena parte de las opciones del español pasan por una buena estrategia sobre las dos ruedas. «Es un juego de balances. La clave de la victoria puede estar en saber mantener la distancia con los rivales en la bici para luego explotar su potencial a pie», señala su entrenador.

Son más de ocho horas sin parar. 30 grados y alrededor del 80 por ciento de humedad. Unas condiciones que llevan el cuerpo al límite, pero el cerebro, como un músculo más, también juega su papel. «El factor psicológico es muy importante en la última parte de la carrera. En la mayoría de los casos, la lucha mental en los metros finales hace que se decante la prueba», explica Prieto. Como todo entrenador, a escasos instantes de que comience la carrera guarda con su pupilo una última charla, una conversación lejana de ser emocional. Escueta, técnica y con la que recuerde lo más importante en una prueba de larga distancia: la gestión. «El equipo le hemos dicho que sea prudente y sobre todo que gestione», concluye el preparador.

El mundo entero tiene puesta su mirada en Hawai. Pero Gómez Noya está tranquilo. Es su momento y quiere seguir demostrando quién es: el mejor triatleta de la historia.