Impresionantes imágenes de una nueva bola de fuego en el cielo de Siberia

Se trata de la tercera vez que un meteoro sobrevuela la zona en cuatro meses

MadridActualizado:

Tres veces en los últimos cuatro meses los cielos rusos han brillado de forma inusual debido a los meteoros, unos bólidos cuyas explosiones han sido captadas por la tecnología humana. El último fue registrado el pasado fin de semana al atardecer en la ciudad industrial de Krasnoyarsk, en Siberia, según ha publicado el diario local «The Siberian Times».

El evento ha sido confirmado por las autoridades locales, que registraron varios avisos y se apresuraron a confirmar que no representó ninguna amenaza para la vida. De hecho, el espectáculo ha sido grabado por las cámaras de algunos coches, que recogieron una bola de fuego naranja con una brillante cola. También se informó de un ruido «similar a un avión».

Por las características ofrecidas por las imágenes, se trata de un bólido o meteoro que explota en el aire antes de que toque el suelo. Según los expertos, el aire a alta presión que choca contra la roca espacial en su caída a la superficie terrestre hace que esta se agriete, lo que aumenta la presión interna y provoca, finalmente, su explosión en pedazos.

Otros estallidos

Los meteoros más grandes pueden causar tremendos estallidos, cuya energía se puede llegar a notar en la superficie terrestre. Ejemplos famosos son el meteorito de 440 kilotones que produjo 1.200 heridos en Chelyabinsk (Rusia) en 2013; o el conocido evento de Tunguska, que arrasó 2.000 kilómetros cuadrados de un bosque siberiano en 1908.

Por el contrario, los últimos tres meteoros no han causado ningún daño, ni material ni humano. El registrado el 18 de diciembre, una roca de 10 metros de diámetro que recorrió la atmósfera a una velocidad de 32 km por segundo, explotó directamente sobre el mar de Bering, a 25,6 km sobre la superficie de la Tierra. El segundo se registró el pasado 15 de marzo, sobre la misma zona de Siberia, según ha recogido el mapa de bólidos ofrecido por la NASA. Esta página nos enseña, además, otros eventos parecidos, lo que evidencia que Rusia no es el único cielo sobre el que «llueven» meteoritos.

Las primeras teorías apuntan a que este nuevo meteoro no tiene más de un metro de diámetro y no viajaba a grandes velocidades, si bien parece que era algo más grande que el bólido registrado el pasado mes de marzo. Es muy probable que se den a conocer más datos en los próximos días.