En la imagen, algunas de las supernovas descubiertas en este estudio. Hay tres imágenes por cada supernova, antes, durantew y después de cada explosión
En la imagen, algunas de las supernovas descubiertas en este estudio. Hay tres imágenes por cada supernova, antes, durantew y después de cada explosión - N. Yasuda

Descubren, de un solo golpe, 1.800 nuevas supernovas

El logro permitirá comprender mejor la expansión del Universo y saber cómo se formaron las primeras estrellas

MadridActualizado:

1800 nuevas supernovas de una sola tacada. Ese es el impresionante logro de un equipo de científicos japoneses, que ha conseguido combinar una de las cámaras digitales más poderosas del mundo con un telescopio, el Subaru, capaz de capturar imágenes más amplias del cielo que la mayoría de los grandes telescopios. 1800 estrellas en explosión, entre las que se incluyen 58 del tipo Ia, a más de 8.000 millones de años luz de distancia. El hito ha sido publicado por la Sociedad Astronómica de Japón.

Las supernovas son estrellas que explotan al final de sus vidas. Y cuando lo hacen, la cantidad de energía que liberan es de tal magnitud que consiguen eclipsar el brillo de la galaxia que las contiene. Cuando explota, una única supernova puede llegar a brillar con una intensidad mil millones de veces superior a la del Sol en un periodo que oscila entre entre uno y seis meses. Y las del tipo Ia son especialmente valiosas para los astrónomos que estudian cómo se expande el Universo, ya que su brillo máximo permanece constante, lo que permite calcular con precisión sus distancias a la Tierra.

Pero durante los últimos años, varios grupos de investigadores han empezado a informar sobre una nueva clase de supernovas que llegan a ser hasta diez veces más brillantes que las del tipo Ia. Se las conoce como supernovas superluminosas, y su brillo excepcional permite verlas incluso en las regiones más alejadas del Universo. Y dado que Universo distante significa, también, Universo primitivo, estudiar este tipo concreto de estrellas permite conocer las características que tuvieron las primeras generaciones de estrellas que se formaron tras el Big Bang.

En este mosaico aparecen las 1.800 nuevas supernovas detectadas con el telescopio Subaru
En este mosaico aparecen las 1.800 nuevas supernovas detectadas con el telescopio Subaru - N. Yasuda

Sin embargo, los eventos de supernova son raros, y solo un puñado de telescopios en el mundo son capaces de capturar sus imágenes con nitidez. Precisamente para eso, para maximizar las posibilidades de observar esta clase de explosiones, un equipo de investigadores dirigido por Naoki Yasuda, del Instituto Kavli de Física y Matemáticas del Universo (Kavli IPMU), junto a científicos del Observatorio Astronómico Nacional de Japón y las Universidades de Tohoku, Konan, Tokio y Kyoto, decidió utilizar las extraordinarias capacidades del Telescopio Subaru, instalado en Hawái.

Con una cámara digital de 870 megapíxeles acoplada en su parte superior, el Subaru es capaz de generar imágenes extraordinariamente claras y detalladas de estrellas en un área muy amplia del cielo nocturno. De esta forma, y tomando imágenes repetidas de la misma región del cielo durante seis meses consecutivos, los investigadores consiguieron identificar un gran número de nuevas supernovas buscando estrellas que de pronto se hacían más brillantes para irse después atenuando gradualmente.

Muy, muy lejos de la Tierra

El equipo de investigadores consiguió identificar 5 supernovas superluminosas y aproximadamente 400 nuevas supernovas del tipo Ia, 58 de ellas a más de 8.000 millones de años luz de la Tierra. En comparación, con el Telescopio Espacial Hubble se han tardado diez años en descubrir 50 supernovas ubicadas a distancias similares.

"El Telescopio Subaru ya había ayudado a los científicos a crear un mapa en 3D de la materia oscura y a buscar agujeros negros primordiales -explica Yasuda-, pero ahora este resultado demuestra que este tipo de instrumento tiene una capacidad muy alta para encontrar supernovas muy, muy lejos de la Tierra".

El próximo paso será utilizar los datos para calcular con mayor precisión cómo se está expandiendo el Universo y estudiar cómo la energía oscura ha ido cambiando a lo largo del tiempo.