El castor gigante, ahora extinto
El castor gigante, ahora extinto - Luke Dickey / Western University

¿Por qué desaparecieron los castores de tamaño humano hace 10.000 años?

Una revelación en la dieta de estos megaroedores de 100 kilos puede explicar la causa de su extinción

ABC Ciencia
MadridActualizado:

Durante la Edad de Hielo, gran parte de la megafauna terrestre, animales como el mamut, el gato dientes de sable o el perezoso gigante, desaparecieron de la faz de la Tierra. Una gran extinción bien documentada pero cuya causa aún está por resolver: algunos científicos culpan a un brusco cambio climático, otros a la acción humana. Entre esos animales gigantescos estaban los castores. Abundantes en Norteamérica, su presencia debía de resultar de lo más intimidante. Imagine un roedor de tamaño humano y 100 kilos (el peso de un oso negro) acercándose a buen ritmo por la pradera.

Pero estos castores gigantes también desaparecieron hace 10.000 años. ¿Por qué? Investigadores de la británica Universidad Heriot-Watt han descubierto algo sorprendente acerca de su dieta que quizás pueda explicarlo.

Comparación de un castor moderno, un humano y un castor gigante del tamaño de un oso de hace 10.000 años
Comparación de un castor moderno, un humano y un castor gigante del tamaño de un oso de hace 10.000 años - Scott Woods/Western University

En el estudio, publicado en la revista «Scientific Reports», Tessa Plint y sus colegas usaron proporciones de isótopos estables (o marcadores químicos) de huesos y dientes antiguos para comprender mejor cómo vivían estos castores descomunales.

«Básicamente, la firma isotópica de los alimentos que consumía se incorpora a sus tejidos. Debido a que las relaciones isotópicas permanecen estables incluso después de la muerte del organismo, podemos observar la firma isotópica del material fósil y extraer información sobre lo que comía ese animal, incluso si ese animal vivió y murió hace decenas de miles de años», explica la investigadora.

Un esqueleto de castor gigante
Un esqueleto de castor gigante - Tessa Plint

«Esta información sobre la extinta dieta de los castores gigantes es particularmente importante, ya que puede decirnos qué tipo de hábitat prefería, qué tipo de impacto tuvo en el paisaje y qué hizo a las especies vulnerables en un sentido ecológico», añade.

Plantas acuáticas

Sus hallazgos muestran que, a diferencia de sus parientes modernos, los castores gigantes no estaban talando o comiendo árboles. En su lugar, vivían de plantas acuáticas.

Esta dependencia del hábitat de los humedales para obtener alimento y refugio probablemente los hizo vulnerables a medida que el clima se hacía más cálido y seco en América del Norte hacia el final de la última Edad de Hielo, secando los hábitats de humedales en los que confiaban los castores gigantes. «Los castores gigantes no eran 'ingenieros del ecosistema', como lo es el castor norteamericano», dice Plint.

«Después del último máximo glaciar (hace unos 10.000 años), las capas de hielo se retiraron y el clima se volvió más seco. La capacidad de construir diques y refugios puede haber dado al castor moderno una ventaja competitiva sobre el castor gigante, ya que puede alterar el paisaje para crear un hábitat de humedales adecuado donde sea necesario. El castor gigante no podía hacer eso».