Una concentración de los huesos fósiles y rocas
Una concentración de los huesos fósiles y rocas - Museo de Historia Natural de San Diego

Alguien vivía ya en América hace 130.000 años

Huesos de mastodonte rotos a pedradas evidencian que antiguos humanos, quizás neandertales, viajaron al Nuevo Mundo más de 100.000 años antes de lo que se creía

MadridActualizado:

La llegada de los primeros humanos a América suscita desde hace años un intrincado debate científico. Durante mucho tiempo, los Clovis fueron considerados la cultura indígena más antigua del continente, establecida hace unos 13.000 años. Esta hipótesis ha sido cuestionada por distintas investigaciones científicas, que aportan pruebas de la presencia anterior de otros grupos humanos primitivos hasta 2.000 años antes. Pero lo que ahora propone en la revista Nature un equipo de investigadores estadounidenses es mucho más impactante y absolutamente inesperado. Tras encontrar evidencias del uso de herramientas de piedra en los huesos y restos fósiles de un mastodonte desenterrado de un yacimiento del sur de California, los arqueólogos afirman que alguno de nuestros parientes humanos, quizás neandertales o otra especie, ya había migrado al Nuevo Mundo hace 130.000 años.

Un canto rodado que pudo ser utilizado por martillo
Un canto rodado que pudo ser utilizado por martillo- Dan Fisher y Adam Rountrey, Universidad de Michigan

Para Judy Gradwohl, presidenta del Museo de Historia Natural de San Diego, «este descubrimiento reescribe nuestra comprensión de cuándo los humanos llegaron al Nuevo Mundo. La evidencia que encontramos en este sitio indica que alguna especie de homínido estaba viviendo en América del Norte 115.000 años antes de lo que se pensaba anteriormente». El hallazgo plantea más preguntas que respuestas, como quiénes eran esos antiguos humanos y cómo llegaron hasta allí. ¿Son parte de un temprano pero fallido intento de colonización? ¿O hay una larga, pero hasta ahora apenas reconocida, presencia de seres humanos en el continente? Los investigadores creen que podrían ser neandertales o denisovanos, que viajaron desde Asia a América del Norte y lograron asentarse. Desde luego, la hipótesis es atrevida.

Como dice Erella Hovers, del Instituto de Arqueología de la Universidad Hebrea de Jerusalén, en un comentario que acompaña el artículo en Nature, «el tiempo dirá» si este apasionante hallazgo «traerá un cambio de paradigma en nuestra comprensión de los procesos de dispersión y colonización de homínidos en todo el mundo, incluso en lo que ahora parece ser un Nuevo Mundo no tan nuevo».

Más información: Los primeros americanos no estaban solos