Los militares, los primeros en votar