TELEVISIÓN

Cris, «el morenito de Ubrique», primer expulsado de Gran Hermano 17

Laura y Cris son los miembros de cada pareja que no continuarán en el reality de Telecinco

Cris, «el morenito de Ubrique», primer expulsado de Gran Hermano 17
M.J.C. - Actualizado: Guardado en: Ocio , TV

La segunda gala de Gran Hermano 17 desveló quiénes eran los que, de las dos parejas de la casa, tenían que abandonar el juego. Cris, el dominicano asentado en Ubrique que ha destacado por su chispa y simpatía y al que muchos confundían con Marcelo, el lateral del Real Madrid, ha finalizado su paso por el concurso, como no, con una sonrisa en los labios.

A pesar de su expulsión, el gaditano se ha ganado el aprecio de muchos en la casa de Guadalix, por lo que llegó a plató con cuatro cajas salvavidas, obteniendo más posibilidades de encontrar una vida extra aunque más tarde comprobó que ninguna contenía esa posibilidad.

En esta ocasión ha sido sólo el público y no las nominaciones entre ellos, el que ha tomado la decisión. La semana pasada, el canal de Mediaset abría las líneas de teléfonos para que decidiesen entre los amigos de Cádiz y las panteras de Barcelona. El resultado: Cris y Laura abandonan el juego y en cambio, Meritxel y Fernando podrán disfrutar de la experiencia.

Fernando ha sido el afortunado. Según el se define, «el más cabezota de los dos», apasionado del mar y monitor en la playa. Muchos han sido, entre ellos el presentador Jorge Javier Vázquez, los que le han sacado parecido con el cantante onubense Manuel Carrasco. En su vídeo de presentación, el sanluqueño explica que una novia le contagió el virus GH y desde entonces se «moría de ganas por entrar en la casa de Guadalix». Ahora ya es real. Fernando continúa su vivencia en Guadalix.

Cris ya intuía lo que iba a suceder y es que el guapo gaditano se ha pasado toda la semana pensando que sería él el expulsado y al final ha tenido razón. A pesar de sus miedos, el concursante ha querido disfrutar al completo su tiempo en el reality y ha mantenido una buena relación con todos sus compañeros durante la semana.

Por el contrario, Laura nunca pensó que sería ella la expulsada. Se ha llevado una mala noticia. Llegó al plató triste y pidiendo perdón. La joven tampoco tuvo suerte en el juego de las cajas, tenía dos cajas salvavidas pero ninguna contenía la tan ansiada vida extra. Ahora, solo le quedan las galas y apoyar a su amiga desde fuera.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios