Tecnología - Redes

¿Qué se esconde tras los «Fancy Bears», los hackers «vengadores» antidoping?

La Agencia Mundial Antidopaje apunta al Kremlin, pero Rusia se defiende

¿Qué se esconde tras los «Fancy Bears», los hackers «vengadores» antidoping?

«Estamos aquí para luchar por un deporte limpio», aseguran en su página web. Son los «vengativos» Fancy Bears, el último grupo de hackers en combatir en la guerra mundial que se está librando en el ciberespacio. «Vamos a decirte cómo han ganado sus medallas olímpicas. Hemos hackeado la base de datos de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) y estamos impactados por lo que hemos visto», continúan en su web. ¿Trabajan para el Gobierno de Putin? ¿Son parte de Anonymous? Muchas preguntas y pocas certezas sobre quiénes son estos «encapuchados cibernéticos».

La gimnasta Simone Biles, estrella de los Juegos Olímpicos de Río, tuvo que admitir que padecía TDAH por las filtraciones de estos hackers en las que acusaba igualmente a las hermanas Williams, también norteamericanas y superestrellas del tenis mundial, de ser adictas al dóping. Este jueves los damnificados han sido los ciclistas Wiggins y Froome, ambos ganadores del Tour de Francia, así hasta diez atletas de Estados Unidos, cinco de Alemania, cinco de Gran Bretaña, uno de la República Checa, uno de Dinamarca, uno de Polonia, uno de Rumanía y uno de Rusia, según la agencia.

La retórica de Anonymous inunda su web, con el símbolo de un oso con la máscara de Guy Fawkes, héroe de estos anónimos vengadores por su histórico ataque fallido al Parlamento inglés en 1605. Hasta el momento esta red internacional no ha reivindicado ni asumido la autoría de estas revelación.

Numerosos analistas especializados, actores de este mediático juego de pistas, apuntan a que se tratarían de hackers rusos muy politizados en favor de los intereses del Kremlin, pese a que Moscú se desvinculara al poco de salir a la luz las primeras filtraciones. Por su parte, Sergei Nikitin, analista de la empresa de seguridad con sede en Moscú Grupo IB, ha asegurado que no hay suficiente información todavía como para vincular los ataques con las redes de Putin y compañía. para rastrear los ataques a Rusia.

La AMA no tiene dudas en señalar al Gobierno ruso. «Ataques cibernéticos procedentes de Rusia socavan gravemente el trabajo que se está llevando a cabo para reconstruir un programa antidopaje compatible en Rusia», advierte la agencia.

En esta dirección apunta también la empresa estadounidense de ciberseguridad CrowdStrike, que asegura que este grupo de hackers ha estado operando por lo menos desde 2008 y representa una amenaza constante para una amplia variedad de organizaciones de todo el mundo. «Se dirigen especialmente contra la industria aeroespacial, sectores de defensa, energía, a gobiernos o a medios de comunicación». Los vincula con los ataques cibernéticos contra el Comité Nacional Demócrata (DNC).

Sea como fuere, el nombre el dominio de fancybear.net conduce a un registro domiciliado en Bahamas, a una dirección en Francia (real, pero que puede haber sido usurpada) y a un número de teléfono, según ha informado el diario francés «Libération». En un artículo publicado en «The Guardian» el exdirector de la Agencia Antidopaje de Australia apunta a que estos hackers quieren vengarse de AMA por haber acusado y denunciado a Rusia de promover un sistema de dopaje para sus atletas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios