Una beretta M9
Una beretta M9 - AF

Un pueblecito italiano de 11.000 habitantes exporta el 40% de las pistolas del mundo

Entre el centenar de fábricas y talleres especializados en municiones y componentes de Val Trompia, cuyas exportaciones generan 7.000 millones de euros al año, destaca sobre todo Beretta, una firma famosa e histórica

CORRESPONSAL EN ROMAActualizado:

A 105 kilómetros de Milán, en la provincia de Brescia, se encuentra la localidad de Gardone Val Trompia (con 11.561 habitantes según el censo de 2017). Más allá de la belleza de sus verdes valles, destaca por ser la capital mundial de las armas de fuego ligeras, como fusiles y pistolas. Produce el 40% de las que se utilizan en el mundo y el 70 % de la Unión Europea. De Gardone Val Trompia procede el arma utilizada por Al Pacino en «El precio del poder» (1983). Y en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, en 2016, el 90% de los 133 atletas participantes en competiciones de tiro utilizaron los rifles procedentes de esta localidad.

En todo el municipio viven 60.000 personas, incluidos pueblos limítrofes a Gardone, donde el sector de las armas cuenta con más de 5.000 trabajadores.

Dada la importancia de este sector, se comprende que el líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, candidato a primer ministro del centro derecha, acudiera durante la reciente campaña electoral a la caza de votos en la Feria Internacional de Armas de Vicenza, donde defendió que «disparar a un ladrón dentro de casa es legítimo». «La defensa es siempre un derecho legítimo, ya sea al que esté dentro de la propia casa o en un local comercial. No se puede esperar a ser agredidos para defenderse».

Entre el centenar de fábricas y talleres especializados en municiones y componentes de Val Trompia, cuyas exportaciones generan 7.000 millones de euros al año, destaca sobre todo Beretta, una firma famosa e histórica, que a menudo viene descrita como «la dinastía industrial más antigua del mundo». Fue fundada en 1526 por Bartolomeo Beretta. Hoy es un grupo con veinte filiales en el mundo. Sus armas son utilizadas prácticamente en los cinco continentes por civiles, policías y fuerzas armadas. Son reglamentarias, por ejemplo, para las fuerzas armadas italianas, gendarmes franceses y ejército americano, al que desde hace 30 años Beretta suministra las pistolas. Junto a la producción de armas en masa de Beretta, hay otras fábricas pequeñas y artesanales. Algunas se limitan a realizar cada año diez fusiles de caza, vendidos a 100.000 euros cada uno.

La raíz de la tradición secular de armas ligeras de Gardone Val Trompia está ligada a las características del territorio, en particular a la presencia de minas de hierro.

No hace gala Italia de su liderazgo como exportador de armas ligeras. Seguramente porque a nadie se le escapa la relación que existe entre venta de armas y violencia o el aumento de la inseguridad general cuando aumenta la oferta disponible de armas.