Internacional

El ministro del Interior alemán cree insuficiente que los refugiados trabajen y hablen alemán

El cristianodemócrata Thomas de Maizière piensa que la verdadera integración pasa por tener «el mismo sentido de pertenencia a la sociedad» que los nativos

Thomas de Maizière, ministro del Interior de Alemania
Thomas de Maizière, ministro del Interior de Alemania - AFP
EFE Madrid - Actualizado: Guardado en:

El ministro de Interior alemán, Thomas de Maizière, ha advertido este martes que trabajar y hablar la lengua del país de acogida es necesario, pero no es suficiente para la integración de los refugiados. A su juicio, estos necesitan tener un sentido de «pertenencia» a la sociedad que los está recibiendo.

De Maizière ha realizado estas declaraciones al intervenir en un congreso en Berlín sobre movimientos migratorios en el que ha ahondado en los principios en los que se basa la política de asilo e integración que ha desarrollado Berlín en los últimos doce meses, tras la masiva oleada de peticionarios de asilo de 2015.

En este sentido, el ministro ha constatado que algunos extranjeros que residen en Alemania tienen un trabajo, hablan el idioma y cumplen las leyes, pero «permanecen dentro de sus comunidades» nacionales y apenas interactúan con los alemanes.

«Eso no es integración real», ha asegurado De Maizière, quien ha sostenido que el objetivo final de las políticas de integración debería ser que los recién llegados tuvieran «el mismo sentido de pertenencia a la sociedad» que los nativos.

«Mantenerse curiosos»

Por eso, el ministro de Interior alemán ha pedido a los inmigrantes «mantenerse curiosos» para aprender, «realismo» frente a las altas expectativas y «paciencia» con los procedimientos burocráticos y el proceso de integración.

En su opinión, la sociedad que acoge a los inmigrantes debe dejar de lado la «inseguridad» frente a lo diferente y hacerse más consciente de los fundamentos culturales de su sociedad, apartado en el que ha destacado la importancia de «las religiones».

Además, ha añadido el político cristianodemócrata, la sociedad de acogida debe defender sus valores -como la importancia de dar la mano al saludarse o mostrar el rostro en público- y no puede tolerar «ciertas cosas» como «las bodas de menores de edad» y el vínculo entre «matrimonio y violencia».

En este sentido, el ministro de Interior ha asegurado que la integración de refugiados es para los musulmanes de Alemania «una gran oportunidad», además de «una tarea» y «un riesgo».

Política de integración

La política de integración debe ir acompañada, ha añadido, de un rápido proceso de devolución de aquellos peticionarios de asilo «sin perspectiva de quedarse».

Por último, ha considero que a nivel sociedad hay ahora un debate, no sólo en Alemania, que no se puede explicar por la clásica división entre izquierdas y derechas, sino por la oposición entre «egoísmo nacionalista» y «europeísmo o multilateralismo».

En esta línea, De Maizière, ha reconocido que «a veces no reconozco en Europa a las familias políticas» y apelado a la «mesura» en el lenguaje en el debate político. En este contexto, ha indicado que la divisa «nosotros aquí abajo y ellos ahí arriba», que practican desde los ultraderechistas de Alternativa para Alemania (AfD) al candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, es «veneno para la sociedad».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios