Akayed Ullah, el autor del ataque terrorista, en una imagen de la Comisión del Taxi y Limusinas de Nueva York
Akayed Ullah, el autor del ataque terrorista, en una imagen de la Comisión del Taxi y Limusinas de Nueva York - Afp

El mensaje del terrorista de Nueva York: «Trump, fuiste incapaz de proteger a tu país»

Tras la vida anodina de Akayed Ullah, el autor del ataque, se escondía un fanático radicalizado en los últimos años

Actualizado:

Con el paso de las horas emergen nuevos detalles sobre Akayed Ullah, el terrorista que intentó causar una matanza en el metro de Nueva York este lunes, y sobre qué le empujó a su ataque. Este martes se han conocido los cargos a los que se enfrentará Ullah, que se recupera en el hospital Bellevue, en Manhattan, de sus heridas. El terrorista hizo estallar en hora punta un artefacto de fabricación casera adherido a su cuerpo en un pasillo subterráneo que conecta dos de las principales estaciones de metro de la ciudad, las de Times Square y Port Authority. El mecanismo de la bomba falló y la detonación solo causó cinco heridos, entre ellos el propio terrorista, que se llevó la peor parte.

El escrito de la fiscalía le imputa cinco cargos por terrorismo y tres por terrorismo de estado. Pero también incluye datos sobre las últimas horas de Ullah antes del ataque y sobre su motivación. Al parecer, la misma mañana del lunes acudió a su cuenta de Facebook para mandar un mensaje al presidente de EE.UU., antes de salir de casa cargado con explosivos y dispuesto a hacer el mayor daño posible: «Trump, fuiste incapaz de proteger a tu país».

Un poco antes de las seis y media de la mañana ingresó en una estación de metro en Brooklyn y cruzó toda la ciudad hasta la parada de Port Authority. A esa hora, con buena parte de la ciudad camino al trabajo o a sus estudios, esa estación y la de Times Square son un hervidero. En el pasillo que comunica ambas, Ullah activó el explosivo cuando vio un póster de temática navideña. Es una señal de la radicalización que consumía al terrorista, una persona tímida, con una vida anodina, que entró en el camino del fanatismo en 2014 a través de la propaganda yihadista en Internet.

Hace pocos días, Daesh publicó imágenes amenazantes en las que deslizaba su intención de atacar a Occidente durante la Navidad. Una de ellas mostraba a Papá Noel junto a un cargamento de explosivos en un Times Square repleto como siempre de gente.

Hace un año, Ullah empezó a investigar cómo construir bombas caseras y empezó a reunir los elementos para el artefacto hace dos o tres semanas. La construyó hace una semana, según la información obtenida por los investigadores.

«Por suerte para nosotros, la bomba solo detonó parcialmente», explicó el lunes el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo. «La activó, pero no tuvo el efecto que él esperaba». El artefacto estaba compuesto por una sección de tubería llena de clavos que actuarían en forma de metralla. La tubería la sacó de una obra en Manhattan en la que hizo trabajos de electricidad. Los investigadores encontraron más tuberías y metralla en su apartamento en Ocean Parkway, en Brooklyn.

Su barrio, Kensington, al sur de Prospect Park, el principal parque y pulmón de Brooklyn, es uno de los enclaves de la comunidad de Bangladesh en la ciudad. Según las estadísticas oficiales, hay unos 3.000 bangladesíes en la zona. Ullah era un miembro ordinario de la comunidad, que había obtenido, como tantos otros, la residencia en EE.UU. por vínculos familiares y que se había dedicado al oficio por el que más se conoce a los inmigrantes de Bangladesh en Nueva York: conductor de taxi o de coches de transporte privado.

Pasaporte con un mensaje contra EE.UU.

En la mezquita de la que era habitual, en la confluencia de las avenidas Church y Chester, nunca tuvo un comportamiento anómalo, aunque la dejó de frecuentar hace cinco o seis meses, según aseguró un miembro de la congregación a «The New York Times». No tenía antecedentes delictivos en EE.UU. ni en Bangladesh, de donde salió en 2011.

En la intimidad de su cuarto en una vivienda compartida con otros familiares, su comportamiento no era ordinario. Reconoció a la Policía que su ataque había sido inspirado por Daesh y por los bombardeos de la aviación estadounidense contra el grupo terrorista islámico. Entre el material que encontraron los investigadores estaba un pasaporte en el que Ullah había dejado anotado «Oh América, muere en tu ira». La mañana del lunes se cercioró de atarse el explosivo a su cuerpo para morir inmolado. El fallo del artefacto salvó su vida y la de muchas personas.