El presidente Nicolás Maduro
El presidente Nicolás Maduro - EFE

Maduro irá a elecciones si le suspenden las sanciones financieras en su contra

El mandatario pide que sea la oposición la que haga una campaña en el exterior para convencer a la comunidad internacional de este propósito

Corresponsal en CaracasActualizado:

El presidente Nicolás Maduro ha sacado su carta bajo de la manga para el diálogo, y es el levantamiento o suspensión de las sanciones financieras que pesan sobre la economía nacional a cambio de ir a elecciones presidenciales el próximo año sin especificar si va a adelantarlas que por constitución están previstas en diciembre de 2018.

Pero lo más llamativo es que el mandatario pide que sea la oposición la que haga una campaña en el exterior para convencer a la comunidad internacional de este propósito.

Antes de celebrarse la reunión técnica en República Dominicana este viernes Maduro dijo que «los emisarios del gobierno pedirán que ellos se comprometan, los opositores Julio Borges y Luis Florido, que han negociado conmigo, se comprometan a hablar con el Gobierno de EE.UU. y exigir que levante la persecución financiera y económica, y las sanciones contra Venezuela, esa es la exigencia que lleva Venezuela a la mesa de diálogo».

Y añadió: «Nosotros pusimos un tema entre muchos, un tema central, yo le mandé a exigir a la oposición venezolana que para el año 2018 desde ya lleguemos a un acuerdo para que haya elecciones presidenciales con garantías, garantías económicas, que cesen las sanciones del gobierno de EE.UU., que cese la persecución financiera».

El diputado opositor de Un Nuevo Tiempo e integrante de los dialogantes, Enrique Márquez, precisó: «las sanciones internacionales se dieron por la ruptura del orden constitucional. No tenemos nada que ver con eso».

Entre la oposición y el régimen de Maduro persiste la desconfianza, pero los grupos opositores tiene más razones para desconfiar de su interlocutor chavista tras verse utilizados en el diálogo dos veces 2016 y 2017 para desmovilizar las manifestaciones que pedían un cambio de gobierno pacíficamente.

El régimen afirma que dará garantías en las elecciones pero en los últimos dos comicios como el de asamblea constituyente del 30 de julio y las regionales del 30 de octubre, la oposición denunció monumentales fraudes que se cometieron. Y Maduro, un tanto cínico y socarrón, aseguró que la oposición pide cambiar el sistema electoral pero para qué, se preguntó, «si tenemos el mejor y perfecto sistema electoral del mundo».

Ayer viernes concluyó la reunión técnica en República Dominicana para preparar el encuentro formal del 1 y 2 de diciembre entre el gobierno venezolano y la oposición. La reunión contó con la participación de una delegación experta en aspectos técnicos y de negociación por parte de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), integrada por Vicente Díaz, Gustavo Velásquez y José Luis Cartaya.

Por su lado, el gobierno designó a los hermanos Jorge y Delcy Rodríguez, y a Elías Jaua como sus representantes. Los facilitadores del encuentro fueron el canciller de República Dominicana, Miguel Vargas, y el ex presidente del gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero.

Como garantes se confirmó la participación de México, Chile y Paraguay, propuestos por la oposición, y Nicaragua y Bolivia, planteados por el gobierno. Aún queda por determinar el tercer país, pero el chavismo no lo ha anunciado todavía.

Aunque no se ha determinado quiénes formarán parte del equipo negociador por parte de la oposición, se da por descontado la participación de Luis Florido, presidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional, y portavoz principal del proceso. «El clima de la reunión fue bastante adecuado, aunque esto no es garantía de lo que vendrá después», señaló al indicar que además de los negociadores se debe precisar el apoyo de asesores nacionales e internacionales.

Reiteró que el Parlamento instaló el jueves una comisión que consultará a la ciudadanía, con miembros de diversas toldas, incluso de los que no están de acuerdo con la negociación. El equipo está integrado por Jorge Millán, de Primero Justicia; Olivia Lozano, de Voluntad Popular; Edgar Zambrano, de Acción Democrática; Stalin González, de Un Nuevo Tiempo; Manuel Texeira, de Movimiento Progresista; Julio César Reyes, de Avanzada Progresista; Omar González, de Vente Venezuela; Edwin Luzardo, de Alianza Bravo Pueblo, y Mariela Magallanes, de La Causa R. «Sabemos contra quien luchamos, pero tenemos la firme convicción de que este proceso no se va a convertir en un show mediático», advirtió el diputado Florido.

La MUD lleva en su agenda las elecciones presidenciales con un nuevo Consejo Nacional Electoral, reconocimiento de la Asamblea Nacional, la apertura del canal humanitario y la liberación de presos políticos y amnistía.

Por su lado el régimen de Maduro lleva en la agenda según lo anunció Jorge Rodríguez: «cese del sabotaje y del bloqueo financiero, cese a cualquier forma de sanción y la apropiación indebida de los recursos del Estado, el cese a la violencia externa contra Venezuela de cara a las elecciones de 2018, reconocimiento a la asamblea constituyente y la comisión de la verdad en estos 18 años».