El dirigente chavista Diosdado Cabello
El dirigente chavista Diosdado Cabello - REUTERS

La Asamblea Nacional Constituyente funcionará durante al menos dos años

Las elecciones presidenciales, después de aprobar la Constitución, están previstas para diciembre de 2018

CaracasActualizado:

La Asamblea Nacional Constituyente (ANC), instalada ayer viernes para redactar una nueva Constitución en Venezuela, aprobó hoy por unanimidad que funcionará durante al menos dos años.

El dirigente chavista Diosdado Cabello informó de que esta cámara -integrada por más de 500 representantes únicamente afines al Gobierno- aprobó extender su trabajo durante dos años «siempre y cuando se hayan cumplido las tareas encomendadas, las funciones para las cuales fue nombrada».

«Pudiera ser menos, pero no nos vamos a limitar», matizó luego el política oficialista, primer vicepresidente del partido de gobierno, en declaraciones a periodistas durante un receso en la primera sesión de la institución, en el Palacio Federal Legislativo de Caracas.

Destacó que las decisiones que se adopten en el seno de la Asamblea Constituyente no deben extrañar a la opinión pública por tratarse de un dictamen emanado de un organismo con poderes ilimitados e incuestionables.

Cabello informó de que, por «aclamación y unanimidad», la ANC aprobó en su primer debate retirar del cargo a la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, a quien acusa de la impunidad en el país, y designó en su lugar al defensor del pueblo, Tarek William Saab.

El miembro de la Constituyente Hermánn Escarrá, quien asesoró al presidente del país, Nicolás Maduro, para impulsar esta iniciativa, aseguró a Efe en junio pasado que el trabajo de la ANC duraría doce meses, según estimaciones del Gobierno.

Subrayó que las elecciones presidenciales están previstas para diciembre de 2018 y que estas no podrán ser cambiadas de fecha por mandato constitucional.

Escarrá también consideró entonces que, una vez instalada la Asamblea, su trabajo sería «difícil los primeros días» debido a que deberá funcionar bajo el estatuto que rigió el proceso en 1999 -cuando se sancionó la actual Carta Magna- hasta que surja un nuevo esquema de trabajo.

Las normas de 1999, explicó el jurista, contemplan que la ANC podrá «limitar, decidir, cesar y sustituir» de sus actividades a los titulares de todos los poderes públicos, pero, consideró, aplicar este apartado «en una sociedad polarizada como esta podría conflictuar más» el escenario político.