Más de cinco millones de tunecinos están llamados este domingo a las urnas para las primeras elecciones libres de esta naturaleza, un proceso histórico que pone fin a la transición y que ha despertado escaso interés en la población pese a que son claves para el futuro
Más de cinco millones de tunecinos están llamados este domingo a las urnas para las primeras elecciones libres de esta naturaleza, un proceso histórico que pone fin a la transición y que ha despertado escaso interés en la población pese a que son claves para el futuro - EFE

Alta abstención en las primeras municipales de Túnez tras la revolución

La consulta ha estado marcada por la alta presencia de la mujer, un 49 % de los candidatos, y por el relevo generacional, más del 75 % de los candidatos eran menores de 45 años

CORRESPONSAL EN BEIRUTActualizado:

Túnez ha celebrado este domingo las primeras elecciones municipales libres desde el triunfo de la revolución en 2011 y de cuyo éxito depende la consolidación de la transición a la democracia en el país. La alta abstención -que se calcula que finalmente rondará el 70 por ciento de más de cinco millones de votantes- fue la gran protagonista de unos comicios que no han despertado interés entre la población a pesar del llamamiento del presidente, Béji Caïd Essebsi , a una «participación masiva».

Siete años después de un levantamiento popular que derrocó al régimen de Zine el Abidine Ben Ali y que había insuflado grandes esperanzas entre los jóvenes, muchos ciudadanos se sienten desencantados con la clase política y con la situación de austeridad económica que se vive.

Los analistas señalan que los dos grupos principales de la escena política, la formación laica Nidaa Tunis («La Llamada de Túnez») y los islamistas de Ennahda («Partido del Renacimiento»), podrían hacerse con la mayor parte de los votos aunque sin obtener la mayoría absoluta, lo que significará la necesidad de negociar y alcanzar consensos.

La consulta ha estado marcada por la alta presencia de la mujer, un 49 % de los candidatos, y por el relevo generacional, más del 75 % de los candidatos eran menores de 45 años. Supone, además, un paso fundamental hacia la descentralización de los municipios frente a la administración central, una de las mayores reivindicaciones de la revolución.

Se espera que estos comicios, que irán seguidos de unas elecciones legislativas y presidenciales en 2019, permitan la entrada de una nueva generación de representantes locales para las 350 municipalidades del país.