Familia - Vida sana

De la lendrera a la última tecnología: Cómo evitar a los piojos en la vuelta al colegio

Entre el 5 y el 14% de los niños entre 4 y 12 años sufren un contagio al año en España

Vídeo: David del Río

La vuelta de las vacaciones, el inicio del curso escolar y las altas temperaturas propicia que en septiembre y octubre se dispare la tasa de casos de contagios de piojos y liendres en niños. A final de año, entre un 5 y un 14% de los niños de 4 a 12 años sufre contagio en España. Los especialistas recomiendan a los padres estar atentos a los primeros síntomas: picores, escozor, y realizar revisiones regularmente para evitar la infestación y el contagio.

Pero... «¿por qué mi hijo tiene y su amiguito no?». Esta es una de las preguntas que suelen hacerse las familias ante un contagio, y que según el doctor García-Sala, pediatra de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria de Atención Primaria, «no tiene nada que ver con la higiene, el nivel socioeconómico o los hábitos de vida de esa familia en cuestión. Es más, suelen mostrar cierta preferencia por el pelo limpio», aclara.

Durante todo el año, pero en especial en la vuelta al colegio, lo más importante es, primero, tratar de evitar el contagio. ¿Cómo? Lo principal en la prevención del contagio masivo es detectar el problema a tiempo, y esto es solo posible si los padres realizan en casa una inspección diaria y un cepillado con lendrera de las cabezas de sus hijos. También «llevando el pelo recogido, no compartiendo peines, ni gorras, ni toallas en las piscinas o en los centros deportivos del colegio», recomiendan desde Joopi Kids.

En caso de que haya habido contagio, «se debe notificar al colegio, y éste, al resto de padres. En algunos centros no dejan asistir hasta que no desaparecen, para evitar que la infección pase de contagiados a sanos cíclicamente. Pero no es una enfermedad grave, para su tratamiento es suficiente utilizar un producto protector», sugiere García-Sala.

A la hora de tratarlos, este pediatra recalca además la importancia de utilizar métodos que no resulten agresivos al cuero cabelludo del niño, y que combatan tanto a los piojos como a las liendres por igual, ya que estos huevos pueden desatar nuevas infestaciones a futuro.

De la lendrera a la luz led

Muchas son las maneras de combatirlos pero la principal pasa por realizar una inspección ocular diaria y un peinado con lendrera, que se puede adquirir en cualquier farmacia o grandes superficies. Después, en caso de que se hayan visto liendres o piojos, habrá que realizar una extracción manual.

La tecnología ha llegado también a este campo. Laboratorios Rovi recomienda por ejemplo el uso de Nitview Ledcomb, un nuevo sistema con luz ultravioleta para combatirlos. Se trata de una tecnología revolucionaria para la localización y extracción de piojos y liendres, a través de un sistema de luz ultravioleta. Puede ser utilizado tanto en cabello húmedo como seco, reduciendo así el uso de productos químicos pediculicidas y las recidivas posteriores. «La lucecita los hace brillar de una manera y ¡vamos!, es que los vas cazando no al vuelo, vas como un explorador y vas uno a uno, pim pim pim pim pim pim hasta que los vas eliminando todos», explica una madre usuaria.

Otra opción para quitarlos es recurrir a empresas como Joopi Kids, que han desarrollado una tecnología única, a nivel mundial, basada en deshidratar el piojo y la liendre a través del calor. «Después a través de aire aspirado y con lendreras adaptadas en la boquilla recogemos todos los restos del parásito. En una hora se ha acabado con el problema de los piojos sin más», aseguran desde esta empresa. «Lo que no funciona es lo que hemos visto algunas veces en nuestro centro: madres que llegan desesperadas después de poner a sus hijos mayonesa en el pelo, linaza, vinagre, y algunas hasta gasoil, en lugar de recurrir a profesionales».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios