Día Mundial contra el Cáncer de Mama

Guapas después de la quimioterapia

La caída de cabello se puede paliar con pelucas prácticamente iguales al pelo natural de la paciente

Las pelucas naturales se cuidan igual que el propio cabello
Las pelucas naturales se cuidan igual que el propio cabello

Tras un tratamiento de quimioterapia las mujeres suelen estar bastante deprimidas. A la enfermedad, la debilidad y el miedo se suma la degradación del aspecto físico. La pérdida de cabello, la delgadez... son factores que no ayudan a la pronta recuperación de la enfermedad.

Está comprobado que el verse mejor y guapa ayuda a que el restablecimiento sea más rápido. El optimismo y la alegría son unas de las mejores medicinas. Después de un tratamiento de quimioterapia, cuando se ha caído el pelo, es complicado encontrarse bien, y como el pelo no puede crecer más deprisa, una buena solución son las pelucas. Y un buen sitio para hacerse con una es el local de Mercedes Garrosa. Esta experta lleva más de 40 años dando felicidad en forma de pelucas. Y no solo eso, su forma de ser, sincera y arrolladora también colabora en su negocio.

Entre las personalidades que han pasado por las manos de Mercedes se encuentra la hija de Adolfo Suárez, Mariam, que estuvo luchando varios años contra el cáncer y que llegó a mencionarla en su libro: «Acaso sin saberlo, Mercedes, la peluquera de las alopecias, con su desenfado y desparpajo, también me ayudó a superar el mal trago. Jamás nadie, ni mi propia familia, advirtió que yo llevara una peluca que me regaló mi padre».

También la desaparecida periodista Concha García Campoy recurrió Garrosa para sentirse mejor después de un agresivo tratamiento de quimioterapia «Mercedes es simpatiquísima, te da muchos ánimos. Hace pelucas de pelo natural porque el sintético es terrible. A mí me tomó muestras de mi pelo antes de que se me cayera, me lo han puesto del mismo color, el mismo corte».

Garrosa también tiene un consulta en la clínica Quirón de Madrid. Allí, en la Unidad de Medicina Complementaria, ofrece su asesoramiento a hombres y mujeres que necesitan verse mejor. Desde allí recomienda a la gente que, a pesar del mazazo que supone la enfermedad, «que siga con su día a día con la mayor naturalidad posible y que desde luego, acepten y asuman su problema». Añade que ella puede ayudar pero que «no hemos inventado nada nuevo. Sólo aportamos profesionalidad. Una peluca hecha por mi equipo no tienen nada que ver con una prêt à porter. La diferencia es abismal».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios