Máxima de Holanda
Máxima de Holanda - abc

Claes Iversen, el nuevo «favorito» de Máxima de Holanda

La Reina de los Países Bajos ha llevado los vestidos de este casi desconocido danés en sus últimas apariciones más emblemáticas

MadridActualizado:

La noche del 20 de marzo de este año, la Familia Real de los Países Bajos ofrecía una cena oficial a los Reyes Abdullah (56 años) y Rania de Jordania (47) en el Palacio de Noordeinde. Allí, la Reina Máxima (46) brillaba con un bellísimo y delicado vestido amarillo canario de volantes que iluminaba el salón, dejando a media luz al resto de las señoras. Máxima había vuelto a confiar su estilismo al genial y casi desconocido Claes Iversen (40), un danés asentado en Holanda del que poco se sabe.

Pero ese no sería el único momento en el que los duetos estilísticos de Máxima y Rania se verían animados por la elegante feminidad de los modelos de Iversen. La mañana anterior, Máxima epataba con un vestido-capa en tonos camel de una extraordinaria sencillez y perfección, otra obra de Claes Iversen.

Claes Iversen
Claes Iversen - ABC

A comienzos de febrero de este año, en una visita oficial a China junto al Rey Guillermo (50), Máxima de Holanda acudió a su primera reunión con el presidente chino, Xi Jinping (64), luciendo un vestido corto que era un guiño a sus anfitriones. Se trataba de un curioso vestido de inspiración oriental con la parte superior en rojo coral y la parte baja en rosa magenta. El autor del curioso atuendo, cuajado de abalorios bordados, era también Claes Iversen, el modisto de origen danés que ahora preside el nuevo guardarropa de la reina holandesa.

Aunque Iversen pueda parecer el nuevo favorito de Máxima de Holanda, ya a finales de 2016 escogió modelos suyos para su visita oficial a Australia y Nueva Zelanda: allí deslumbró en la cena de Estado con un modelo rojo de escote asimétrico, bordados de lentejuelas y un cinturón con forma de lazo, obra de Claes Iversen. Quizás fuese esta una de las mejores elecciones de Máxima de Holanda de todos los tiempos, por su sencillez y sofisticación.

Durante su visita a Francia en marzo de 2016, Máxima de Holanda promocionó a Iversen con un traje-abrigo de color rosa empolvado que lució durante su visita al Louvre para descubrir las exposiciones de retratos de Maerten Soolmans y Oopjen Coppit.

Otras lealtades

Si bien la Reina de Holanda sigue llevando modelos del sofisticado Jan Taminiau o de Natan, casa de moda que también utiliza la Reina Matilde de los Belgas (45), y sigue siendo leal a Edouard Vermeulen, el modista belga que lleva más de 30 años en la alta costura, Máxima ahora ha volcado su atención hacia un novedoso Claes Iversen, uno de los creadores más reconocidos en los Países Bajos, pero nada conocido fuera de sus fronteras.

Claes Iversen, que presenta sus colecciones de prêt-à-porter regularmente, dedica una gran parte de su tiempo a la creación de modelos únicos de costura. Nacido en Dinamarca en 1977, Claes vive en los Países Bajos desde 1998. Allí entró en la Real Academia de Arte, trabajó un tiempo para los creadores Viktor & Rolf, presentó su primera colección y abrió su primera tienda. En 2013, Iversen diseñó el vestido de novia de la Princesa Viktória Cservenyák, esposa del Príncipe Jaime de Borbón Parma y fue entonces cuando la Reina de Holanda se fijó en sus creaciones.

A Iversen le caracterizan sus siluetas femeninas depuradas, su glamur sutil y la sobriedad principesca de sus creaciones. Hombre de contrastes en lo personal y lo profesional, es un apasionado de los materiales puros con tacto natural, que corta, cose y aplica a su gusto dando lugar a combinaciones poco habituales. Su perfeccionismo a la hora de elaborar cada prenda, su peculiar estilo y el acabado impecable de prendas de elegancia aristocrática, han hecho que la Reina Máxima se decante por este creador, tan novedoso e intemporal a la vez. Una promoción «Real» y global, por la que Iversen siempre quedará agradecido.