George Clooney firmando autógrafos durante el Festival de Cine de Toronto
George Clooney firmando autógrafos durante el Festival de Cine de Toronto - ABC
Gente

George Clooney: «Con mis hijos tengo la parte más fácil: les paseo»

Padre de gemelos desde el pasado junio, el actor cuenta que tuvo un refugiado en casa

TorontoActualizado:

A diferencia de su triunfal y multitudinaria presentación en el Festival de Cine de Venecia, donde también aprovechó para celebrar su segundo aniversario de boda junto a Amal Alamuddin (39 años), esta semana George Clooney (56) pasó como una exhalación por el Festival Internacional de Cine de Toronto para dar a conocer su último filme como director: «Suburbicon».

Dice Clooney que el rodaje de esta comedia con un trasfondo de violencia racial, co-escrita por los hermanos Coen y protagonizada por Matt Damon, desató su ansiedad. «Hay otra gente que debería haber contado antes la experiencia de los negros en los suburbios durante la década de los 50, no yo. No me siento un experto. Sin embargo, y desde mi ‘‘privilegio’’ como hombre blanco, comprendo el miedo de las minorías a perderlo todo por el simple hecho de que se les culpabilice de cualquier cosa», dijo el actor y director durante un encuentro con los medios.

Clooney también admitió que utiliza su talento artístico para hablar de sus frustraciones políticas: «Me sentiría horrorizado si, dentro de diez años, las generaciones no me vieran como alguien que se posicionó contra Donald Trump». Precisamente durante el rodaje, Trump fue elegido presidente y eso cambió la temperatura de la película. «Incluí en ella el clima que hay en EE.UU., un país enfurecido más allá del lado en que estés», explicó el director.

Tal vez para olvidarse de tensiones, Clooney se refirió abiertamente a su recién estrenada paternidad. A la pregunta de si se había llevado a sus gemelos a Toronto, contestó que estaban con su madre. «Los gemelos tienen truco. Amal está dando el pecho, así que no tiene tiempo para nada más. Está alimentándoles todo el tiempo, pero ella se siente contenta. Yo tengo la parte más fácil: me los pasa cuando quiere que los dé un paseo», comentó con su soberbio sentido del humor. Los bebés, Ella y Alexander, nacieron el pasado mes de junio y, según Clooney, ambos tienen a quien parecerse.

«Ella es muy afortunada, es igualita a Amal, gracias a Dios: elegante y todo ojos. En cuanto a Alexander, desde el primer día se le vio que tenía mucha personalidad. Ya lo veo venir, será muy chulo». En cuanto a la elección de nombres de sus hijos, la pareja tenía claro que no querían «nombres tontos». «Hemos elegido nombre clásicos, porque nos figuramos que serán unos niños muy conocidos, a quienes sus compañeros van a identificar rápidamente. Así que no quisimos complicarles más la vida y buscamos nombres normales, sin mucha inspiración. Y no, no optamos por llamarles así en honor a Alejandro Magno o Ella Fitzgerald».

El actor y director también tuvo tiempo de contar que acogió en su casa a un refugiado, que ahora estudia en la Universidad de Chicago. «Para nosotros es un asunto muy delicado e importante». De hecho, la defensa de los derechos de los refugiados es terreno bien conocido para Amal Clooney, prestigiosa abogada internacional que, entre otros casos, ha protegido los intereses y derechos de las mujeres yazidíes que fueron víctimas del Estado Islámico.