Premio Nobel de Literatura El «agitado» concierto de Bob Dylan en Vallecas en 1984

El primer concierto en España del cantante de Minnesota logró reunir en el estadio del Rayo a casi 30.000 personas, entre ellos Solana y Almunia; las entradas se vendieron a 2.000 pesetas

El cantautor estadounidense Bob Dylan durante un concierto en 1984
El cantautor estadounidense Bob Dylan durante un concierto en 1984 - EFE
M. R. D. - @ABC_Madrid Madrid - Actualizado: Guardado en:

28 de junio de 1984. Estadio del Rayo Vallecano. Una riada de coches y de furgones policiales atascan en la avenida de la Albufera mientras los fervorosos admiradores de Bob Dylan peregrinan hacia el lugar que esa noche se convertirá en el altar del músico de Minnesota. Es el primer concierto en España del últimoPremio Nobel de Literatura. La expectativa es muy alta.

Casi 30.000 entradas se vendieron a 2.200 pesetas, un precio que ahora se antoja una ganga. En un césped abarrotado, los entonces ministros de Cultura, Javier Solana; de Trabajo, Joaquín Almunia; de Justicia, Fernando Ledesma; de Defensa, Narcís Serra, se camuflaban entre la muchedumbre treintañera. Pero la exhibición de rock de Dylan se vio aguada por dos hechos desalentadores. Se llegó a decir que la sucesora de Solana, Ángeles González Sinde, ejerció de cicerone por la ciudad, acompañándole por los rincones de Madrid y descubriéndole las bondades del Museo del Prado.

La primera desilusión, tal y como narró ABC, en su momento, fue la larga actuación de Carlos Santana y la dilatada espera del ídolo, que estuvo a punto de derrotar por agotamiento al público madrileño. «Habían ido dispuestos a estimular con saltitos una segura cosecha de agujetas y hubieron de soportar a Santana, reducido a vulgar, aunque virtuoso, telonero y que tampoco podía reinar contra la inclemencia de la acústica», relató el redactor Agustín Jiménez.

La segunda decepción fue que Dylan comenzó su actuación pasada la una de la madrugada, una hora después de lo previsto. «Después del tostón de Santana, los que habían llegado a La Meca sintieron la mezcla de despiste e inutilidad que experimenta quien está «colgado en Mobile con el blue de Memphis. ¿Los había embarcado Dylan en una nueva aventura de "auto-stop" para dejarlos plantados?», cuenta la crónica, que destaca que entró sin alharacas de presentaciones, vestido de negro.

En 1965 habían venido Los Beatles a Las Ventas. Fue una actuación histórica, pero tampoco no obtuvo el respaldo del público que se esperaba. El 11 de junio de 1976, los Rolling Stones triunfaron en La Monumental de Barcelona. Este hecho fue clave para que Gay Mercader, promotor de Dylan, apostase por traerle a España. Después de ocho años de arduas negociaciones, Vallecas recibía al ídolo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios