Historia El día que las Ventas homenajeó a Himmler

El jefe de las sangrientas SS de la Alemania nazi de Adolf Hitler llegó a la capital y visitó España tras la Guerra Civil

Llegada del jefe de las SS, Heinrich Himmler, a la Estación del Norte en Madrid
Llegada del jefe de las SS, Heinrich Himmler, a la Estación del Norte en Madrid - ABC

El 21 de octubre de 1940, Heinrich Himmler, Reichsführer de la Schutzstaffel (SS) y uno de los principales líderes del Partido Nazi (NSDAP), aterrizaba en la Estación del Norte de Madrid después de su paso por San Sebastián, la primera ciudad que pisó española, Y Burgos. Para la ocasión, la estación vestía engalanada con tapices y banderas españolas y esvásticas del III Reich, y también las calles lucían las banderas de los dos países.

El Diario ABC conserva las publicaciones e imágenes en las que se informó de aquella visita de la posguerra; gracias a ellas, hoy es posible saber los detalles de la estancia del oficial nazi desde que pusiera pie en el país, a las 9 de la mañana de aquel domingo.

A la llegada de Himmler a Madrid, Ramón Serrano Suñer, entonces ministro de Asuntos Exteriores, fue quien recibió y condujo al Führer hasta el hotel Ritz, donde se hospedó durante sus días en la capital. En su recorrido, la Policía armada y formaciones de Falange Española Tradicionalista y de las Jons le escoltaron al ritmo de música y desfile de las fuerzas, mientras miles de personas saludaban con el brazo en alto y vitoreaban a España y Alemania.

La fachada de la Plaza de las Ventas, con esvásticas para la visita de Himmler
La fachada de la Plaza de las Ventas, con esvásticas para la visita de Himmler- ABC

Tras su encuentro con el general Francisco Franco, que se prolongó hasta una hora en el Palacio de El Pardo, Himmler acudió a la Monumental de Las Ventas, la plaza de toros que esperaba al nazi con esvásticas, banderas españolas y un público eufórico ante su presencia. Se celebró una corrida en su honor –hubo rumores de que se mareó durante la misma–, seguida de ovaciones y brazos en alto; el mismo gesto que utilizaba el Führer para responder a los ciudadanos.

El alemán, junto a su séquito de las SS, conoció El Escorial y Toledo, donde visitó fortificaciones históricas como el Alcázar de Toledo, donde se libró una de las sangrientas batallas de la Guerra Civil Española, terminada un año antes de la visita del comandante nazi.

Sobre la visita de Himmler a Madrid, las fuerzas del régimen anunciaron oficialmente que se trataba de un «viaje turístico», mientras que historiadores aseguran que el objetivo era reunirse con el Caudillo para tratar temas de seguridad internacional.

Himmler frente a la Dama de Elche, durante su visita al Museo Arqueológico Nacional
Himmler frente a la Dama de Elche, durante su visita al Museo Arqueológico Nacional- ABC

Años antes de este viaje, que estuvo enmarcado en el periodo de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), dirigentes e ideólogos del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán constituyeron la Ahnenerbe, traducido del alemán como «Sociedad para la Investigación y Enseñanza sobre la Herencia Ancestral Alemana» y que presidía el propio Himmler.

Esta organización trataba de demostrar mediante la arqueología y otras disciplinas la superioridad de la raza aria en la que creía firmemente Hitler. La Ahnenerbe realizaba y divulgaba investigaciones que apoyaban a la ideología nazi. Se dice, pues, que Himmler quiso visitar las excavaciones visigodas de Castiltierrra en Segovia, el monasterio de El Escorial, la judería de la ciudad de Toledo o el monasterio de Montserrat, para encontrar evidencias del Arca de la Alianza y del Santo Grial.

Estos objetos religiosos y sagrados fueron obsesión del líder del Tercer Reich, Adolf Hitler, que confiaba en que le darían el poder para dominar el mundo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios