Elecciones 25S

Toni Cantó alimentando vacas, banderas del revés en el bus de C's y otras anécdotas de la campaña en Galicia

Los candidatos a la presidencia de la Xunta de Galicia se han alejado de los mensajes de estricto calado político para mostrar una faceta más desenfadada que les permita cazar el voto de los indecisos en estas elecciones del 25S

Toni Cantó alimentando vacas, banderas del revés en el bus de C's y otras anécdotas de la campaña en Galicia

Los gallegos encaran la recta final que les llevará de nuevo a las urnas tan solo tres meses después del 26J. En este caso, motivados para elegir su próximo gobierno autonómico. Los candidatos a la presidencia de la Xunta de Galicia se han alejado de los mensajes de estricto calado político para mostrar una faceta más desenfadada que les permita cazar el voto de los indecisos en estas elecciones del 25S.

Una campaña, la de estos comicios, marcada por la sorprendente paternidad del actual presidente de la Xunta, el popular Alberto Núñez Feijóo, que a sus 55 años será padre por primera vez y espera un niño en febrero junto a su pareja Eva Cárdenas, directora de Zara Home y mano derecha de Pablo Isla. «Un gallego que va a venir», como anunció el propio presidente autonómico tras el debate electoral de CRTVG, y al que sus compañeros de partido quisieron regalar un body que ponía «I love Galicia».

El PPdeG, que quiere revalidar la mayoría absoluta y repetir al frente del Parlamento gallego, ha sido uno de los más activos durante la campaña electoral en la comunidad histórica del noroeste de España.

Los populares comenzaron la campaña electoral a la manera tradicional y en territorio conocido. El pasado 10 de septiembre celebraron el 55 cumpleaños de su candidato en el coso pontevedrés, una de las plazas que el PPdeG mejor «torea» en campaña y que llenó sin problema. Unas 12.000 personas entonaron el «cumpleaños feliz» a Feijóo, entre ellos los pontevedreses de adopción Ana Pastor y el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy.

Pero también han utilizado el ingenio para modernizar uno de los imprescindibles del verano gallego, los carteles de las típicas verbenas que se celebran en la Comunidad durante las fiestas estivales. Utilizando como reclamos los nombres de las orquestas más populares, el PPdeG ataca de forma velada a sus rivales políticos y a una hipotética alternativa multipartita.

La réplica no tardó en llegar. Aprovechando el tirón de la propuesta popular, el BNG imitó la jugada de los de Feijóo, y achacó que «Galicia está Siniestro Total». Algo de humor para una campaña algo gris, fruto del bloqueo político a nivel nacional.

Pero no fue lo único que provocó carcajadas. El autobús publicitario de Ciudadanos protagonizó comentarios jocosos en redes sociales como Twitter, que animaban a jugar a «Buscando a Wally» con los errores de la caravana electoral del partido presidido Albert Rivera.

TWITTER

La candidata del partido a la Xunta, Cristina Losada, compartió una fotografía del vehículo de campaña y se desató la polémica. «Impresiona toparse con un autobús de Ciudadanos en una calle de la ciudad. Han quedado genial», escribía en Twitter.

Y los internautas, ojo avizor, comenzaron a enumerar los errores: la franja de la bandera gallega aparecía invertida en la decoración electoral del autobús, y en lugar de una diagonal de arriba a abajo, estaba pintada de abajo a arriba. La línea azul de la enseña no es lo único que aparece invertido, también los nombres de los políticos: donde dice Albert Rivera aparece la imagen de Losada y donde pone el nombre de la candidata, está la cara del líder del partido naranja. Por no hablar del eslogan. Existe un error en la frase «Galicia merécese máis», ya que merecer en gallego no es un verbo reflexivo sino transitivo, por lo que lo correcto sería «Galicia merece máis». Además, encabeza el eslogan electoral «No nos conformemos», lo cual, si pretenden escribirlo en gallego, al igual que el resto de la decoración del autobús, debería leerse «Non nos conformemos». Losada borró el tuit, pero no consiguió mitigar el debate.

Pese a que las encuestas no pronostican un gran calado de la formación naranja, sus integrantes sí han querido integrarse con el entorno verde... y su oriunda fauna. El paso del partido de Rivera por Lugo dejó una imagen para la posteridad, la de Toni Cantó dando de comer a una vaca en una explotación ganadera lucense.

EFE

Por su parte, el líder socialista Pedro Sánchez acusó el exceso de campañas, la tercera en el último año. En su viaje a Galicia, durante un mitin en Ribadavia y obcecado en el «no es no» al presidente del Gobierno, tuvo un pequeño lapsus y confundió a Mariano Rajoy con Alberto Núñez Feijóo, cuando su intención era instar al electorado gallego a «poner fin a las políticas» del presidente de la Xunta. Corrigió su error entre risas: «De Rajoy y de Feijóo».

Lo de acudir a territorio conocido ha sido una estrategia constante en esta campaña electoral en Galicia. La candidata del BNG a la Xunta Ana Pontón volvió a sus orígenes, a la panadería que solía frecuentar en su infancia en Sarria, se puso la bata de panadera y, entre empanadas, pidió el voto para los suyos.

En Marea, algo desaparecida en esta campaña, sí protagonizó algunos tuits, que comparaban la «M» de su logo con la primera letra de la marca de cervezas Mahou, e ilustraban la publicación con una imagen de Xosé Manuel Beiras en un mitin.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios