Policías Nacionales examinan un terreno calcinado por un incenedios en Amres (La Coruña)
Policías Nacionales examinan un terreno calcinado por un incenedios en Amres (La Coruña) - EFE

Policía y Guardia Civil capturaron a 185 incendiarios en el 2017

Al menos seis están vinculados a la ola de incendios del pasado mes de octubre

SantiagoActualizado:

Por complicada que resulte la batalla contra los incendiarios, la perseverancia de las investigaciones policiales acaba dando resultados, como demuestra el hecho de que 185 personas estén siendo investigadas o se encuentren detenidas por su presunta implicación en la quema del monte. Los datos, relativos a 2017 y a los que ha tenido acceso ABC, son el fruto de las pesquisas de la Guardia Civil y de la unidad adscrita de la Policía Autonómica, que se han volcado en las últimas semanas para esclarecer la autoría de los focos registrados en la última ola de incendios.

Los logros están siendo compartidos hasta el momento. Dentro de la cifra global, 93 corresponden a labores del instituto armado y 92 del cuerpo autonómico. Aquí también se incluye el número de personas que han sido procesadas por su vinculación con el «fin de semana negro». Se trata de al menos seis.

El primer investigado es el vecino de Vigo que originó un fuego de una hectárea en una finca familiar de Os Blancos (Orense). Después de que un juzgado de Xinzo decretase prisión cautelar y sin fianza, la Audiencia Provincial emitió un auto en el que establecía la posibilidad de abonar 2.500 euros para sortear la cárcel, puesto que no se contemplaba riesgo de fuga. Así sucedió el pasado martes, cuando quedó en libertad.

El segundo caso está vinculado a la investigación contra un vecino de Meis (Pontevedra). El propio delegado del Gobierno, Santiago Villanueva, informó de que se le imputaba la autoría de un incendio de cien hectáreas que obligó a evacuar a cien vecinos la medianoche del domingo 15 de octubre. El último capturado por la Benemérita es un hombre, residente en Porqueira (Orense), al que los tribunales investigan por siete focos distintos, repartidos entre los meses de septiembre y noviembre.

Policía Autonómica

El resto de los incendiarios relacionados con los hechos de octubre corrieron a cargo de la Policía Autonómica, que cuenta con una unidad especializada: el Grupo de Investigación de Incendios Forestales. Es el caso de una mujer de elevada edad con domicilio en Mos (Pontevedra), un habitante de A Fonsagrada (Lugo) que quemó 2,5 hectáreas, según dijo, «para espantar el jabalí», y de otro investigado en Brión (La Coruña).

En el caso de los agentes autonómicos, buena parte de los casos se esclarecen gracias a la colaboración con el personal adscrito a la Consellería de Medio Rural, como los agentes forestales. Y es porque a la hora de desempeñar el trabajo de campo, los técnicos de cada distrito conocen los problemas más recurrentes de cada lugar, que suelen atribuirse a conflictos vecinales, disputas de caza o a la generación de pasto.