Sáenz de Santamaría y Cristobal Montoro con los informes sobre financiación
Sáenz de Santamaría y Cristobal Montoro con los informes sobre financiación - MAYA BALANYA
Nueva financiación autonómica

Un informe pronostica que Galicia saldrá perjudicada con la reforma

Estima que la Xunta perdería, con el nuevo reparto, entre 397 y 468 millones al año

SantiagoActualizado:

El riesgo de que la nueva financiación autonómica deje en mal lugar a Galicia ya tiene su traducción en cifras. Las ha puesto un informe patrocinado por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), según el cual la hacienda gallega perderá entre 397 y 468 millones al año si triunfa el modelo diseñado por el «comité de sabios». El documento guarda relvancia, no solo por ser el primero que arroja algo de luz sobre las consecuencias del futuro esquema de reparto, sino porque su autor es Ángel de la Fuente, director del centro y experto designado por Hacienda para colaborar en la configuración del sistema.

Fedea proyecta sus cábalas sobre el actual patrón y sobre él aplica una serie de variables propuestas por el comité, a falta de que la negociación política vaya concretando los —muchos— detalles pendientes. Ése «escenario continuista» tiene en cuenta el 2015 como año base y añade los dos grandes instrumentos con los que contará el Estado para administrar la caja de las quince comunidades de régimen común. Son el Fondo Básico de Financiación (FBF) y el Fondo de Nivelación Vertical (FNV), éste último concebido para equilibrar los desajustes del reparto sin alterar el orden entre autonomías. Así, solo con la aplicación del primero, Galicia quedaría relegada al furgón de cola. Al puesto undécimo, concretamente. El sistema repartiría 2.154 euros por habitante «ajustado» —la fórmula que engloba el gasto en servicios o la dispersión, entre otras variables— mientras que Cataluña yMadrid, dos de las más beneficiadas ingresarían 2.332 y 2.502, respectivamente.

Ahí es donde entraría en liza el «corrector» del Fondo de Nivelación, sobre el que De la Fuente perfila dos escenarios. En la primera opción, la Comunidad necesitaría 1.104 millones para reducir distancias con las autonomías punteras, pero los recursos disponibles para fomentar ese equilibrio solo alcanzarían los 380 millones. Esta alternativa implicaría que la Xunta recibiría 6.654 millones por los conductos habituales del sistema: un 3,4% menos que lo recogido en los Orzamentos para este 2017 (6.815 millones). En el otro escenario, la transferencia de fondos alcanzaría hasta los 6.725 millones.

Aunque eso no es todo. El modelo vigente tiene un as en la manga, la cláusula de «statu quo», por la cual ninguna región puede salir perdiendo por un cambio en el sistema. De la Fuente cifra en 7.122 millones los que recibe la administración gallega conforme a esta cláusula. El informe de los «sabios», sin embargo, abre la puerta a su eliminación paulatina; aún a riesgo de crear dentro del régimen común una distribución a dos velocidades. Autonomías de primera y autonomías de segunda.

Ante este horizonte sin «statu quo» a la vista, la Xunta perdería 468 millones (-6,57%) en el primer cuadro; y 397 (-5,58%) en el segundo. La desaparición progresiva de la cláusula se estima desde el 2018 —año en que se prevé el acuerdo— hasta el 2022. Cuatro años en los que Galicia pasaría de tener una posición acomodada respecto al resto (en sexta posición, empatada con Andalucía) a instalarse, a pesar de los contrapesos fiscales, en la zona sombría del ránking. Otra vez en el puesto 11.