Varios alumnos gallegos durante las últimas pruebas de selectividad
Varios alumnos gallegos durante las últimas pruebas de selectividad - MIGUEL MUÑIZ

Galicia prohibe ir a selectividad con gorro o pelo largo suelto

Según una circular remitida a los centros, los alumnos deberán mantener «los pabellones auditivos despejados»

SantiagoActualizado:

Galicia se blinda contra el uso de las nuevas tecnologías para copiar en los exámenes. El organismo encargado de realizar y corregir la prueba de acceso a la universidad en esta comunidad, la Comisión Interuniversitaria de Galicia (CIUG), exige que los alumnos que este año realicen la prueba de selectividad mantengan «los pabellones auditivos despejados para la verificación de que no usan dispositivos auditivos no permitidos». La medida, que en la práctica supone la prohibición de llevar el pelo largo y suelto, gorros, bufandas, capuchas o cualquier elemento que tape las orejas de los estudiantes; se recoge en una circular que este organismo ha remitido a los centros escolares con instrucciones para evitar cualquier tipo de fraudes durante la celebración de las pruebas de la ABAU -antigua PAAU-.

En concreto, la intención de la Comisión Interuniversitaria de Galicia es evitar que los alumnos utilicen sistemas como auriculares o los llamados «pinganillos» para copiar en los examenes. No obstante, este organismo prohibe también el uso de teléfonos móviles, relojes inteligentes o cualquier otro aparato electrónico en el que el alumno pueda introducir alguna «chuleta». «Especialmente en el caso de los relojes inteligentes, se recuerda que tampoco pueden ser utilizados a modo de reloj convenncional. Todos estes objetos serán considerados como chuletas, y su presencia en el puesto de examen será motivo de medida disciplinaria; al alumno o alumna se le instará a salir del aula y en ese examen se le pondrá la calificación de cero puntos», recoge la CIUG en su escrito remitido a los centros.

Este tipo de prohibiciones, que ya se han implementado con éxito en otras comunidades autónomas, tienen como principal objetivo frenar el uso de las nuevas tecnologías para copiar en los exámenes; una práctica cada vez más en auge. No obstante, la Comisión Interuniversitaria de Galicia también advierte de que vigilarán que los estudiantes que este año realicen la selectividad en la comunidad no recurran a otros métodos más tradicionales para introducir «chuletas» como las anotaciones en diccionarios o calculadoras.

Diccionarios y calculadoras

En cuanto a los diccionarios, el organismo asegura que los vocales de las comisiones delegadas revisarán los apéndices gramaticales de todos y cada uno de ellos para comprobar que en ellos no se recoge ninguna anotación. En lo que se refiere a las calculadoras, prohiben el uso de dispositivos programables, de pantalla gráfica o que puedan memorizar algún tipo de número. En paralelo, apuntan que «no podrá haber nada escrito» en ellas «ni en las fundas». «En el caso de duda sobre la validez de un determinado modelo de calculadora, el Tribunal le requerirá al alumno o alumna la calculadora para hacer una valoración de sus características. De comprobarse la presencia de alguna de las funciones no permitidas, les será retirada y no se le permitirá el uso de ningún otro dispositivo aunque este cumpla los requisitos establecidos», afirman.