Galicia

La diputada Rocío de Frutos alardea de su rebeldía e ignora a la dirección de su partido

El PSdeG orensano confirma a ABC que no existe comunicación con la parlamentaria

Rocío de Frutos en los pasillos del Congreso de los Diputados
Rocío de Frutos en los pasillos del Congreso de los Diputados - EFE

La diputada socialista en el Congreso por la provincia de Orense, Rocío de Frutos, se reconoce en la notoriedad adquirida tras romper la disciplina de voto socialista en la investidura de Mariano Rajoy. Una vez consumada su advertencia se reafirma a diario en su decisión y no duda en compartir en las redes sociales y en los medios de comunicación su estado de ánimo tras conocer que se le ha abierto un expediente disciplinario. Horas después de romper con la disciplina de voto confesó a Ep que volvería a decir «no» a Rajoy «una y mil veces» y se lamentó de que «no esperaron ni a pasar el puente, pero se veía venir» en relación al expediente disciplinario abierto por la dirección federal.

El abatimiento de la diputada en Cortes contrasta con el rechazo que genera su actitud en la dirección provincial del PSdeG en Orense y con la trayectoria de la propia De Frutos en el partido. Fuentes socialistas aseguraron a ABC que «tanto que apela a las bases y el valor de la militancia olvida que fue elegida a dedo por Pilar Cancela para encabezar la lista socialista». En este sentido, ABC pudo comprobar que la exsecretaria de Estado y coordinara de Organización, Laura Seara, supero en más de 50 votos a la actual diputada para encabezar la lista. También cosechó más apoyos la exconcejala de Piñor, Sandra Álvarez, pero la elegida fue De Frutos.

En las dos ocasiones que «la díscola» concurrió a las urnas encabezando la lista socialista no hizo referencia ninguna a las bases y a la decisión de los militantes de las agrupaciones de la provincia de Orense. Sin embargo, una vez que el Comité Federal, máximo órgano entre congresos del PSOE, tomó la decisión de que el grupo parlamentario debería de abstenerse para desbloquear la situación política comenzó una campaña invocando al afiliado.

La rebelión de Rocío de Frutos también se extiende hacia los órganos de dirección provinciales. Alineada con la ejecutiva local orensana, que promovió la expulsión en el año 2014 de cinco ediles por abstenerse en una votación en el ayuntamiento de la ciudad y que ya recuperaron su condición de militantes, evita cualquier contacto con el secretario provincial, Raúl Fernández y con la secretaria de Organización, María Quintas. Precisamente, la número dos aseguró a ABC: «No tenemos absolutamente ningún contacto con nuestra diputada, las noticias son la que conoce todo el mundo por la prensa». Y reiteró que «quien no quiera cumplir las normas, lo que tiene que hacer es marcharse para su casa».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios