Galicia

Cancela se atrinchera y abre la puerta a la intervención de Ferraz

Los críticos mantienen la presión y extienden sus críticas a Xoaquín Fernández Leiceaga

La presidente de la gestora, Pilar Cancela
La presidente de la gestora, Pilar Cancela - EFE

Los movimientos de Pilar Cancela son estudiados al detalle, pero la presidenta de la gestora socialista se resiste a abandonar la dirección del partido. Tras su comparecencia del pasado lunes no ha vuelto a manifestarse y solo mantiene conversaciones telefónicas con los diputados, pero evita otro tipo de pronunciamientos. Tampoco ha revelado cuándo mantendrá su primer contacto con el presidente de la gestora, Javier Fernández, ni ha desvelado detalles de la hoja de ruta de los socialistas gallegos.

Sin embargo, el guión de los críticos sigue cumpliéndose. Ayer fue el turno de la portavoz del PSdeG en Ferrol, Beatriz Sestayo, quien exigió a la diputada en Cortes que abandone su puesto. La concejala ferrolana apeló a la «coherencia», de forma que le insta a permitir que la militancia elija a la nueva dirección del partido. Es por ello que Sestayo reparó en que «si pides eso en Madrid, tienes que aplicártelo también en Galicia». «No podemos olvidar que la gestora de aquí fue nombrada a dedo, sin pasar por un comité nacional», advirtió, antes de incidir en que «si ella pide respeto para una gestora nombrada a dedo, pues también debería pedir respeto por otra gestora que pasó por un comité federal».

En el itinerario de la exigencia de responsabilidades ya no se libra el candidato socialista a la Xunta. Ayer mismo, el secretario provincial de Pontevedra, Santos Héctor, censuró la autoproclamación de Leiceaga como portavoz en el Parlamento gallego. «Él, en estos momentos, es un diputado igual que los demás», subrayó Santos Héctor, en un comunicado remitido a los medios. Asimismo, tildó de «intolerable» que Leiceaga traslade al alcalde de Vigo, Abel Caballero, «que no hay que meter más estabilidad». Y es que, a su juicio, «él es responsable, en gran parte, de las dificultades que atraviesa ahora mismo el partido» al romper «un proceso de unidad que Abel Caballero estaba llevando adelante, con su interés personal de ser candidato a la presidencia de la Xunta de Galicia».

Mientras tanto, los partidarios de la dirección provisional apelan a través de las redes sociales al papel de las bases y al «no a Rajoy». Entre esos llamamientos destaca la orensana Eva Maldonado, quien en su momento se alineó con la diputada Rocío de Frutos, designada a dedo por la dirección gallega, en detrimento de las candidatas elegidas por los socialistas orensanos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios